Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Samuel López Ortiz - Ganadero Equino

    ArtículoHistoria - Jinetesjueves 13 septiembre 2012
    Compartir:

    Samuel López Ortiz es un ganadero que acumula muchos años de experiencia en el mundo del caballo además de dirigir el Centro Ecuestre 'Hacienda de la Dehesa' de Albacete, que cuenta con 150 caballos.

    ¿Cómo recuerda sus inicios de vinculación con el mundo del caballo?

    Mi abuelo ya se dedicaba a la cría y monta de caballo, al igual que mi padre, que también estuvo vinculado a este mundo. Así que desde mi infancia recuerdo la relación con los caballos, a la que he seguido vinculado a lo largo de los años, hasta que se ha convertido en mi vida. La familia, los amigos, y el caballo... es mi vida. Ya no se trata de un negocio, ni de un trabajo, es nuestra actividad y, por tanto, nuestra alegría y nuestra satisfacción.

    ¿Qué es lo más gratificante y lo más sacrificado de la labor?

    Dado que tenemos la yeguada, lo más bonito es ver nacer a los potrillos, comprobar que se desarrollan bien... Se trata de una convivencia, como si se tratara de una familia. Los caballos que dedicamos al espectáculo son criados en casa y esto hace que el animal sea como nuestra segunda, o casi primera, familia. Por otro lado, lo más duro es cuando uno de ellos se pone enfermo o llega al fin de sus días después de haber estado trabajando y consiguiendo tantos éxitos con él.

    ¿Cómo se desarrolla el día a día?

    El día a día consiste en levantarse temprano y recorrer todas las cuadras. Cuando se comprueba que todo está en orden, comienza el trabajo de doma, que lo mismo termina a las siete de la tarde, que no suele ser lo más común, o a las once de la noche. Después se recorre todo lo que se visitó por la mañana, para volver a comprobar que todos los caballos están bien y que no hay ningún problema. En caso de que lo haya, toca llamar al veterinario y realizar todas las tareas necesarias, siendo estos días algo más largos.

    ¿Qué es lo esencial para que vaya bien esa doma del caballo?

    El tema de la doma se basa en un clave muy clara: el caballo y el jinete se han de entender. Hay caballos que son más complicados que otros, y hay jinetes que son más inexpertos que otros. Si estos dos tipos se encuentran, la doma se hace muy complicada. Cuanto mejor es el caballo, más experimentado ha de ser el jinete que lo monta. Se trata de conseguir una buena conjunción entre ambos: genio con genio para la compenetración.

    En todo este proceso de doma, ¿el caballo podría llegar a sufrir?

    El caballo siente del mismo modo que lo hacemos las personas y, para que no sea así, tiene que caer en buenas manos. El domador tiene que ser para el caballo como un profesor que le ayude a que la doma se convierta en un pasatiempo. Lo más importante es saber que no todos los caballos pueden alcanzar las mismas metas, por lo que cada uno ha de tener su especialidad, y que cada uno necesita un tiempo y una dedicación distinta.

     

     

    Entrevista e imagen originalmente publicados por laverdad.es

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín