Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Santiago Núñez - Joven jinete y gran promesa de la hípica española

    ArtículoHistoria - Jinetesmiércoles 28 mayo 2014
    Compartir:

    El madrileño Santiago Núñez Riva, de 22 años, entrena habitualmente en las instalaciones del Club de Campo Villa de Madrid junto a su yegua Quarela de Toscane.

    Hace apenas dos años que este joven jinete empezó a competir en categoría absoluta y ya ocupa el quinto puesto en el ranking nacional además de haberse proclamado subcampeón de España.

     

    Hablan de usted como una gran esperanza para la hípica española. ¿Exageran?

    Espero que no sea una exageración, pero también espero no ser la única esperanza. Aunque la hípica es un deporte individual, si no hay un equipo nacional sólido no tenemos nada que hacer.

    ¿Por qué sobresale su nombre?

    [Se sonroja] No lo sé, lo intento hacer lo mejor posible y... mal no me va. Creo que mi evolución en el último año y medio es muy prometedora, por eso destaco. Yo confío en seguir en esta línea y no defraudar. Pero es muy difícil llegar y más aún mantenerte.

    ¿La clave?

    Tener resultados consistentes, no puedes ir de crestas a valles. Hay que ser muy bueno y regular, como en cualquier deporte. Es verdad que la gente que está metida en esto y que tiene caballos, es especial.

    ¿A qué se refiere con "especial"?

    Me cuesta definirlo. Si ya tienes caballos en la familia creo que no es tan difícil llegar.

    Entonces, ¿se cumple el estereotipo de deporte elitista al que sólo se pueden dedicar ciertas familias adineradas?

    En España sí, en Europa hay gente que sin tener posibilidades de tener caballo propio han llegado lejos en la hípica. Yo, por ahora, tengo la suerte de competir con caballos que pertenecen a mis padres. Aun así, sigo estudiando [cursa 3º de Ingeniería Industrial en ICAI] para tener alternativa. Mi ideal sería vivir sólo de la hípica, me gusta mucho, muchísimo, montar a caballo, pero no lo veo tan fácil, requiere mucho esfuerzo y que mucha gente confíe en ti.

    La hípica nacional lleva años desaparecida de los Juegos Olímpicos, ¿confía en cambiar esa mala racha?

    Es el sueño de todo jinete. Definitivamente si ganásemos una medalla olímpica, tendríamos más notoriedad. Es la clave para que se nos preste un poco más de atención. Lo que hacemos es muy bonito, es una pena que no lo disfrute más gente.

    ¿Hay opciones de ver a Núñez Riva y su Quarela de Toscane en Río 2016?

    Viable es, pero hay mucho trabajo por hacer. Dependes de un animal. No sólo tienes que ser tú un Usain Bolt, además tienes que tener otro Usain Bolt para saltar.

    ¿Por qué vende tan poco la hípica?

    Vende poco porque siempre se ha pensado que éste es un deporte de pijos, y en cierta forma puede que lo sea. Pero el profesional que se gana la vida con ello es un profesional como cualquier otro, un deportista como los demás, que entrena muchas horas, además no dependes sólo de ti, tienes que esperar que el caballo rinda como tú quieras, pero no le puedes transmitir la importancia de una prueba, él no distingue entre un Mundial, unos Juegos Olímpicos o una exhibición. Si el caballo tiene un mal día, tú no tienes nada que hacer.

    Así que, como Fernando Alonso, ¿usted depende más de su Ferrari que de sí mismo?

    Es un símil acertado. El jinete, como el piloto de coches o de motos, sin buen vehículo no rinde. Aunque hay jinetes, igual que pilotos, que con un caballo no tan bueno, son capaces de tener buenos resultados.

    Pero aquí no hay ingeniería que valga.

    En nuestro caso lo importante es fabricar la confianza para que el caballo esté dispuesto a hacer lo que le dices. Hay que trasmitirles cariño, pasión y calma. Si te estresas, lo nota. El caballo es el que salta, pero el jinete es el que le dice desde dónde y cuándo tiene que saltar. Es más un compañero que una herramienta de trabajo.

    Entonces, ¿podemos decir que es usted el Marc Márquez de la hípica?

    [Ríe] Quizá suene exagerado, yo los veo como muy ídolos, pero sí, es lo más similar. Me gusta la forma de trabajar de Márquez, creo que va carrera a carrera, sin hacer un plan a largo plazo. Yo también lo veo así, tengo que centrarme en el día a día.

    ¿Es fácil jugarse el tipo en un ambiente rodeado siempre de tanto glamour y famoseo?

    Eso es la fachada y creo que es el mayor problema que tiene este deporte en España, que lo que se ve es eso, el famoseo, pero la realidad entre los jinetes es otra. Hay que conseguir que las miradas vayan a los profesionales y no a lo que rodea este mundillo, eso perjudica a la hípica.
     

     

    Fuente e imagen: elmundo.es 

    Artículos
    Suscríbete al boletín