Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Arnés de seguridad para jinetes inexpertos

    ArtículoProductos y Servicios Equinosmartes 25 junio 2013
    Compartir:

    Los asturianos Rodrigo Rodríguez, de Llanes, y Sergio Muñiz, de Gijón, son dos de los socios de la empresa Pulliter, comercializadora de un novedoso arnés de seguridad que tiene la finalidad de evitar la caída del caballo de jinetes noveles. Sin embargo, tal y como apunta Muñiz, su uso no está limitado a este tipo de jinetes sino que también puede ser utilizado por todo aquel que desee evitar accidentes graves, producidos generalmente por caídas, mientras se practican la hípica.

    Rodríguez, desarrollador de la idea, asegura que la idea ya se encuentra patentada. Se trata de una especie de sudadero equino que permite ser regulado según cada caballo, con un arnés acoplado, cuya estructura es, en parte, de acero, para sujetar al jinete. Rodrigo asegura que al poseer el arnés un sistema electrónico, se abre automáticamente en caso de caída del caballo, evitando así que el jinete corra el riesgo de ser aplastado por el peso del animal.

    Funcionario en excedencia y aficionado a la hípica, Rodríguez comenta que tardó «cinco años en desarrollar la idea y ponerla en producción, en el último año y medio». Toda la producción la tienen subcontratada con empresas españolas, que se fabrican el producto «a medida» y cuya integración final se lleva a cabo en tierras asturianas.

    La empresa, sita en Llanera, no tiene, por el momento, empleados. Y como aún están en fase de planificar el producto, éste no dispone de un precio oficial pero calculan que podría situarse alrededor de los 900 euros. Se trataría de un arnés cuya distribución no se llevará a cabo en tiendas sino a través de representantes en centros y clubs hípicos.

    El arnés posee un sistema con sensores sobre la cruz del animal, que, como mencionábamos anteriormente, permiten la apertura automática en caso de caída, un aspecto clave para que la Federación Española de Hípica autorice su uso, actualmente bajo estudio.

    La yegua de Rodríguez, de nombre 'Ucieda' y, según él, difícil de domar, fue quien le inspiró a la hora de el sistema,  adecuado tanto para su uso en  pista como para paseos acompañados de monitor.

    Sin embargo, el mayor problema con el que se toparon a la hora de desarrollar el proyecto fue la apertura del arnés bajo tensión, puesto que ningún sistema de seguridad existente en el mercado permitía que se abriese estando precisamente en estas condiciones. Un ejemplo bastante claro es lo que ocurre con el cinturón de seguridad de un automóvil. El arnés, no obstante, permite que se lleven a cabo todos los movimientos naturales del caballo.

    De momento, la empresa ha conseguido reunir fondos para la fabricación de las primeras cien unidades mediante las aportaciones de treinta y cinco socios. Afirma su creador que este tipo de arnés es útil para la enseñanza, para aquellas personas con recelo o cierto miedo al caballo o para personas con problemas de movilidad.

    Confían en poder comercializar el producto en España, pero tienen claro que su objetivo es la exportación. Se basan en números a la hora de parcelar su mercado: en España existen unos 45.000 jinetes y amazonas federados frente al millón y medio que tiene Alemania.

    Hasta ahora, las únicas protecciones existentes a la hora de practicar la hípica son chalecos y cascos que minimizan los riesgos en una caída.

     

     

    Fuente e imagen: lne.es


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín