Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Centro Ecuestre Valverde en Elche

    ArtículoProductos y Servicios Equinosmartes 10 septiembre 2013
    Compartir:

    El Centro Ecuestre Valverde, ubicado en Elche (Alicante), entrena y alberga en sus instalaciones a una quincena de caballos de distintas razas con los que preparan a deportistas de todas las edades en el mundo de la hípica. La principal diferencia de este club es que trata de adecuar las condiciones de vida del caballo a las que podría tener el animal en su hábitat natural.

    Por todos es sabido que la práctica de la hípica conlleva un trabajo mutuo y simultáneo entre jinete y caballo. Como es el caso de la subcampeona ilicitana de salto hípico de la Comunidad Valenciana, Alba Requena, quien prepara a su poni Txuri, un tordo camargués de 1,29 metros, para los entrenamientos en el Centro Ecuestre Valverde.

    Entre las razas de caballos que el C.E. Valverde hospeda se encuentran lusitanos, pura raza española,  algunas centro-europeas, árabe, appaloosa y los cruzados. La mayoría de estos cuadrúpedos están siendo preparados para competir en distintas modalidades de salto o para realizar exhibiciones de equitación. A tal fin, las instalaciones de este club hípico cuentan con 50 establos, cinco pistas, un caminador y una consulta veterinaria. Por otro lado, el centro también ofrece clases a medio centenar de alumnos.

    Dado que, comentábamos unas líneas más arriba, el trabajo que se lleva a cabo con los caballos consiste en «adecuar las condiciones de atención y cuidado lo más similares posible a su hábitat natural», según señala la directora Dori Fuentes, deben procurar que los animales «salgan de los boxes, les dé siempre el aire y trabajen limpios».

    Además, insiste en que «el caballo es una especie que necesita mucho cuidado» por lo que «viven en cercos individuales o compartidos, tienen una limpieza diaria, los bebederos son automáticos y comen cinco veces al día».

    De ese modo, el trabajo que el centro lleva a cabo con los animales es progresivo, ya que «debemos evitar que el caballo se sienta coartado», afirma la directora. Por este motivo, antes de realizar los ejercicios básicos de equitación, el caballo y el jinete deben compenetrarse muy bien y realizar conjuntamente ejercicios de relajación y estiramientos pues, como afirma la monitora del centro, Cristina Martínez, este es un deporte «muy duro» ya que con la equitación «estás moviendo unos 110 músculos, y la espalda sufre mucho», por lo que «si no has montado nunca no sabes lo que es», explica.

     

     

    Fuente e imagen: diarioinformacion.com / Antonio Amorós

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín