Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Cinturón con giroscopios Pulliter para evitar la caída del jinete

    ArtículoProductos y Servicios Equinosjueves 24 abril 2014
    Compartir:

    La empresa Pulliter ha ideado el primer sistema de seguridad activa para el mundo ecuestre. En este caso, y a diferencia de los sistemas existentes actualmente en el mercado, este cinturón inteligente detecta si el animal va a perder el equilibrio y libera a la persona evitando que acabe aplastada por un animal que puede llegar a pesar hasta 600 kilos.

    La empresa española logra, de esta manera, anticiparse a las caídas introduciendo en su tecnología elementos comunes de los 'smartphones' como son los giroscopios.

    La iniciativa surge de un grupo de ingenieros aficionados al mundo de la equitación, que detectaron la existenca de esta necesidad en el mercado. Los sistemas tradicionales consistían en atar el jinete al caballo, de forma que si éste caía, se llevaba a la persona consigo al suelo. «El caballo puede aplastarlo», señala la confundadora de Pulliter, Ingrid Fuster. Ante este escenario, el equipo se puso manos a la obra y, tras cinco años de investigación ha desarrollado este sistema de seguridad, que está protegido bajo patente.

    Con este cinturón inteligente, la persona va atada al caballo durante todo el trayecto, manteniendo su «comodidad». El sistema sólo se abre, liberando al jinete, si el equino se cae. Sin embargo, existe también la posibilidad de abrirlo manualmente.

    El cinturón Pulliter está formado por una estructura rígida articulada, que se sitúa debajo de la silla de montar, unidas a un arnés, que se coloca a la altura del ombligo de la persona. Sin embargo, la teconología que conforma la inteligencia del artilugio se encuentra en su «cerebro electrónico».

    Al cinturón se le ha incorporado una serie de acelerómetros y giroscopios (como los que incorporan los teléfonos móviles para cambiar la pantalla de posición horizontal a vertical). Estos dispositivos controlan en todo momento la posición, la velocidad angular y la inclinación del caballo. «Si detectan que los parámetros pueden generar una situación de peligro, el cinturón de seguridad se abre, liberando al jinete del animal», comenta Fuster. «Aunque también existe una opción manual», puntualiza.

    El broche del sistema, por su parte, contiene un pequeño ordenador que procesa los datos suministrados por los sensores, los sistemas de apertura y cierre mediante electroimanes, una serie de elementos mecánicos y las baterías que alimentan al sistema.

    El producto se encuentra en fase de comercialización y su público objetivo se sitúa primordialmente en jinetes noveles y personas con movilidad reducida. «Queríamos agilizar el aprendizaje en el mundo de la hípica y abrirlo a todos aquellos que hasta ahora lo tenían como un sueño imposible». este cinturón puede ser un buen asistente en las terapias con caballos, dado que muchos usuario se suelen asustar con la idea de que pueden caerse.

     

     

    Fuente e imagen: elmundo.es

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín