Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    El Censyra Subasta Burros para Proteger la Especie

    ArtículoProductos y Servicios Equinosmiércoles 20 marzo 2013
    Compartir:

    El Centro de Selección y Reproducción Animal (Censyra) de Badajoz subasta, este año, doce de los treinta burros que mantienen para evitar su extinción.

    “Lamprea”, “Linda”, “Kenia”, “Kalima”, “Isidra” y “Florinda” son las hembras. “Lunero”, “Liebro”, “Limeño”, “Lancero”, “Kaká” y “Gabino II” son los machos.

    Los doce burros de la raza Andaluza, la predominante en la región, salen del anonimato porque cambiarán de dueños a partir del miércoles 27 de marzo. Tienen el pedigrí que otorga haber sido criados en el Censyra, dependiente de la Consejería de Agricultura de la Junta de Extremadura, y salen ese mismo día a subasta pública por 180 euros las hembras y 150 los machos.

    En la última subasta pública, treinta y cinco personas se interesaron por otros doce burros, recaudándose en total 3.800 euros. «Es más fácil que la gente compre ahora un burro aunque no lo necesite propiamente para el campo, que un cerdo o un caballo», comenta Elena Diéguez, secretaria técnica de AECERIBER, la asociación que defiende el cerdo ibérico puro.

    José María Guerrero, jefe de servicio de Agricultura, confirma las palabras de Diéguez: «La última subasta de burros fue un éxito. Es un animal en peligro en extinción que sin embargo encuentra compradores, básicamente por motivos de ocio o sentimentalismo. Y como es barato, hay gente interesada».

    En noviembre de 2011, el Censyra vendió 12 de sus asnos. El más caro, una hembra por 700 euros, inferior en todo caso al precio real de mercado según indica Antonio Martín, presidente de la Unión de Ganaderos de la Raza Asnal Andaluza. «Un burro con esas características y cuidado en ese centro no vale menos de 1.100 ó 1.200 euros. El Censyra, un grandísimo invento, no los vende para ganar dinero», aclara Martin. «Nuestro objetivo es asegurar el mantenimiento de la raza, no ser una explotación. Cuando llevan un tiempo en el centro se les da salida porque es lo natural, aunque no de cualquier forma», añade Guerrero.

    La subasta de burros, con edades comprendidas entre 1 y 12 años, recoge que los interesados deben cumplir una serie de requisitos. Entre ellos, que la explotación del ganadero esté inscrita y actualizada en el registro de la Junta y presentar una declaración jurada en la que se comprometen a mantener los animales durante al menos cinco años por ser una especie en peligro de extinción y participar en las actividades del programa oficial. El comprador de un burro no podrá adquirir otro si hay aspirantes que no han comprado.

     

     

    Fuente e imagen: feagas.com

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín