Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Exposición 'El caballo, de Arabia al Royal Ascot'

    ArtículoProductos y Servicios Equinosviernes 10 agosto 2012
    Compartir:

    La exposición "El caballo, de Arabia al Royal Ascot", que se expone desde mayo de 2012 en el British Museum de Londres, repasa los tres siglos de ‘idilio’ entre los británicos y los caballos, a raíz de la importación de tres sementales árabes que hicieron del Reino Unido el "país del caballo" por excelencia.

    The Byerley Turk, confiscado a las tropas otomanas, The Darley Arabian, por el apellido de su comprador, Thomas Darley, y The Godolphin Arabian, comprado en Francia y revendido al conde Francis Godolphin, son los caballos fundadores de la raza de purasangres ingleses.

    Desde fines del siglo XVI, bajo el reinado de la reina Isabel I, las carreras de caballos han venido gozando de gran popularidad en todo el país. Los tres caballos citados anteriormente otorgaron a los caballos locales el empuje y vigor que les faltaba. A pesar de tratarse de razas fuertes y robustas, carecían del ‘refinamiento’ de los caballos árabes.

    Cada año, llegado el mes de junio. el Hipódromo Royal Ascot revela hasta qué punto está vinculada ya no sólo la sociedad británica sino muy especialmente la familia real con las carreras. Este hipódromo tricentenario se encuentra a pocos kilómetros del castillos de Windsor, y la reina Isabel II no ha faltado a ninguna edición desde 1945.

    Epsom es otro de los emblemas históricos con su famoso Derby. En 1865, la victoria del francés Gladiateur creó verdadero estupor, se trataba del primer ganador de la carrera nacido fuera de las islas.

    Los británicos vieron crecer la oferta con opciones variadas, como las citas en Cheltenham y Aintree, dedicadas a las carreras con vallas y obstáculos. Con sus 7.250 m de recorrido y con 30 obstáculos, el Gran Nacional de Liverpool, en Aintree, constituye un recorrido sublime para los entendidos a la vez que latamente peligroso e incluso mortal para muchos de los caballos.

    Los deportes ecuestres, en general y muy particularmente el concurso completo, provocó en el siglo XX un nuevo auge en la afición por el caballo. El CCE tiene sus ‘catedrales’ en Inglaterra, en Badminton y en Burghley. Tanto es así que incluso muchos jinetes australianos y neozelandeses se instalan en las proximidades.

    La princesa Ana, amazona olímpica en Montreal 1976, y después su hija Zara Phillips, en Londres 2012, son muestras claras de la profunda tradición que el concurso completo de equitación despierta en las islas.

    Sin embargo, a través del recorrido por la exposición del British Museum, instalada bajo el alto patrocinio de la Reina y apadrinada por la Federación saudí de equitación, hay algo que no se comenta ni se muestra: en los últimos años son los principes y jeques saudíes los que llevan las riendas en Gran Bretaña.

    Y es que el jeque de Dubai, Mohammed Ben Rashid Al Maktum, es propietario de los principales criaderos de caballos de carreras del país. Ironías de la historia, bautizó su criadero con el nombre de Godolphin. A esto hay que añadir algo que puede resultar humillante para los británicos y es que los únicos que aún se resisten son los irlandeses de Coolmore.

     

     

     

    Fuente: AFP

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín