Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Yeguada Jardín de Castilla en Palencia

    ArtículoProductos y Servicios Equinoslunes 24 febrero 2014
    Compartir:

    Ribas de Campos, cerca de San Cebrián, esconde, en medio de la nada, como quién dice, algo así como un paraíso para los caballos. 

    Virginia Perrote lidera el proyecto con el que pretende que los equinos se sientan como en el cielo. «Durante años monté en un club hípico. Con el paso del tiempo me dí cuenta de que el caballo se ponía nervioso. No disfrutaba. Ocurría algo. Decidí buscar una alternativa, la doma natural», comenta de camino a uno de los paddocks instalados en una extensa finca de Ribas de Campos.

    Perrote concibió su paraíso equino en Tierra de Campos desde la perspectiva que le daba su propia experiencia. «No quería ver los caballos encerrados. ¿Te imaginas metido entre cuatro paredes? Así es como veía a los caballos».

    Por eso la idea en la que se basa su yeguada es la de proporcionar a los equinos el mayor bienestar posible ya que, como ella misma explica, «las instalaciones mantienen un hábitat para el caballo lo más natural».

    La iniciativa tiene como objetivo la cría de caballos de salto de alta competición, la preparación de los potros hacia los concursos con el método imprinting, mediante el cual la persona se introduce al animal lactante como un individuo más de su especie, realizando un manejo natural del potrillo en el momento del nacimiento y durante los días posteriores, modificando su personalidad.

    Sin embargo, el próximo gran reto de Virginia es la puesta en marcha de lo que ha denominado Clínica Veterinaria de Recuperación Psicológica. «Los caballos de competición sufren estrés, padecen lesiones. Todo eso hay que abordarlo adecuadamente porque estamos hablando de ejemplares que valen miles de euros», aclara.

    En la Yeguada Jardín de Castilla se puede encontrar extensos prados y un lago natural en el que los caballos se suelen bañar y que resulta especialmente útil como método de rehabilitación de lesiones. Tal como lo presenta Virginia, es algo así como un spa donde se aplica una terapia imprescindible «para su mente, músculos y tendones».

    Las ideas destinadas a la Yeguada son ambiciosas. Las instalaciones gozan también de un espacio a cubierto para recuperaciones en período invernal. En el proyecto de Virgina la etología y la biomecánica son fundamentales para conseguir el tan anhelado equilibrio físico y mental del caballo.

     

     

    Fuente e imagen: diariopalentino.es/Oscar Navarro

    Artículos
    Suscríbete al boletín