Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    El Caballo de Monte Alavés

    ArtículoHistoria - Razasjueves 17 octubre 2013
    Compartir:

    La localidad alavesa de Ondategui suele acoger cada año la fiesta conocida como Exhibición del Caballo, que celebraba en 2013 su decimoctava edición.

    Se trata de una oportunidad para congregar, no sólo a una gran cantidad de público sino  a los mejores ejemplares de una raza equina tan alavesa como es el caballo de monte. Los campos de Sarragoa se convierten así en un improvisado hipódromo donde concurren expositores equinos, criadores, y donde los más pequeños pueden disfrutar de un paseo en poni.

    Todo surgió al intentar barajar propuestas de acciones que revitalizasen el turismo en la zona, y con él, la actividad económica. Al final se decantaron por esta feria del caballo vasco porque son los que están en la zona y forman parte de la cultura de la comarca.

    El caballo de monte del País Vasco es una raza autóctona, reconocida oficialmente mediante la publicación de la reglamentación específica del Caballo de Monte en el Boletín Oficial del País Vasco de 16 agosto de 1999. Está reconocida en la Unión Europea como raza en peligro de extinción y la mayoría de las ganaderías se encuentran asociadas a Asgaequino, la Asociación de Ganaderos de la raza Caballo de Monte del País Vasco. Según esta asociación, hay 91 explotaciones ganaderas que crían caballo de monte del País Vasco, cuyas reses están registradas en la asociación. Sin embargo, existe una cifra indeterminada de granjas que han decidido no inscribir a sus animales en el registro. Desde el año 2001, en el que se inició el registro, se suelen añadir unos cinco o seis ganaderos por temporada, un número que mantiene la tendencia al alta y mantiene la estabilidad del sector.

    El caballo de monte ha sido utilizado durante siglos en tareas de índole agrícola por su enorme fuerza y resistencia. En la actualidad, las yeguas y sus crías siguen pastando libremente en montes comunitarios. Los potros nacidos en libertad son alimentados únicamente con la leche de sus madres hasta su destete a los seis meses. Después, son alimentados con pastos, forrajes y cereales hasta los 12 o 16 meses.

    Su peligro de extinción es algo que planea constantemente sobre la cabeza de los ganaderos, por un aparte por su elevado coste de mantenimiento y por otra porque no parece existir un relevo generacional asegurado.

     

     

    Fuente: noticiasdealava.com

    Imagen: elcorreo.com


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín