Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    El 'gran caballo' de Leonardo da Vinci

    ArtículoHistoria - Razasmiércoles 22 febrero 2012
    Compartir:

    Leonardo da Vinci tenía la costumbre de dejar algunas de sus obras inacabadas. En al caso de una obra suya, llamada ‘el gran caballo’, no fue el propio artista quien decidió no terminarla, sino, avatares del destino.

    En la década de 1480 Leonardo trabajaba para Ludovico Sforza, duque de Milán, quien le encargó a Da Vinci una monumental estatua ecuestre para honrar a su padre, Francisco Sforza.

    Leonardo trabajó en la escultura durante unos diez años, mientras realizaba paralelamente otras obras, como la conocidísima 'Última Cena'.

    Se tiene constancia de que en mayo de 1491 existían ya numerosos bocetos e incluso un monumental molde del caballo en arcilla. Tal era su envergadura que medía más de dos metros de alto.

    Esta pieza provisional se colocó en la Corte Vecchia de Milán, para disfrute de todo aquel que tuviera la suerte de contemplarla. Y sin embargo, a pesar de todo este esplendor, la estatua del "gran caballo" aún no se había concluido.

    Leonardo encargó el vaciado en bronce de la estatua, para lo cual era preciso acumular unas setenta toneladas de dicho metal, pues la idea era fundir todo el bronce de golpe en el interior de la estatua, en lugar de hacerlo por piezas, con el afeado que las juntas suelen acompañar.

    La mala suerte, o las circunstancias de la época, quiso que cuando el artista se disponía a echar mano de las toneladas de bronce, éstas habían sido empleadas ya en fundir cañones para la defensa de la ciudad frente a las tropas del rey francés Luis XII.

    Los franceses invadieron Milán en 1499 y Ludovico Sforza huyó a Alemania. Para entonces, Leonardo se había quedado sin bronce, sin patrón y sin encargo. Y para más inri, los franceses decidieron utilizar el caballo monumental de arcilla como blanco para las prácticas de tiro.

    Los diseños y bocetos de Leonardo da Vinci sobrevivieron al paso del tiempo, afortunadamente, y llegaron a aparecer en los fondos de la Biblioteca Nacional de España. Este hallazgo propició que en la década de los setenta del siglo XX, siguiendo las indicaciones dejadas por el artista, se construyesen un par de réplicas de la estatua en Michigan (EE.UU.) y Milán, de más de siete metros de altura, que intentan recuperar lo que una vez fue el sueño de un genio.

     

     

    Fuente e imagen: blog de noticias de yahoo/Javier García Blanco

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín