Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Fer Quebranto - Campeón de Pura Raza Española de Menorca

    ArtículoHistoria - Razasjueves 19 septiembre 2013
    Compartir:

    Soy un caballo y mi nombre es Fer Quebranto. Actualmente pertenezco a la Yeguada Linares Ortiz, pero nací en la Yeguada Ferrero de Mallorca un 8 de marzo de 2008. Además, soy hijo de dos grandes ejemplares, Pimienta y Mañoso, que me han transmitido sus mejores genes. Por si no lo sabéis, mis padres son dos caballos muy conocidos en España porque, tal y como sucede con mis hermanos, suelo destacar en aquellos concursos en los que participo. Está claro que me siento orgulloso de mis orígenes.

    Reconozco que soy algo tímido y me cuesta coger confianza. Ahora mismo me viene a la mente el recuerdo de mi primer día en Menorca, ya que, al resultarme todo nuevo y desconocido, no me mostraba nada receptivo. Cuando se me acercaban, instintivamente me alejaba de ellos. Pero lo entendieron y me recibieron con los brazos abiertos. A día de hoy estoy muy contento de encontrarme entre mis cuidadores, ya que me dedican grandes dosis de cariño y en estos últimos cuatro años hemos compartido grandes momentos.

    Los cuidados que recibo se plasman en lo guapo que luzco, especialmente en mi brillante capa. Parte de estos resultados es gracias a mi compañero, Manel Linares, que se pasa horas y horas cuidándome.

    El año pasado fue bastante especial para mi ya que participé en numerosos campeonatos. En el C.A.V.A. de Girona obtuve un tercer y segundo puestos en Doma Clásica. Luego viajé a Zaragoza para competir en Ecuzar quedando entre los diez mejores españoles. Y aquí en casa logré el título campeón de raza absoluto del primer concurso PRE de Menorca.

     

    ¿Qué se siente al competir con los mejores?

    Me siento muy orgulloso. Es una satisfacción para mí poder competir con los grandes, aunque puedo decir que a la vez siento un poco de miedo, del que intento sacar las fuerzas para dar lo mejor de mí en pista. 

    ¿Cómo lleva el tema de la fama? ¿Le agobia la prensa con tantas entrevistas y fotos?

    Me he creado una fama con mérito. Ya que he llegado donde estoy con mucho esfuerzo. Las entrevistas debo decir que no son mi fuerte, pero acompañado de los míos digamos que las salvo. Como sabéis soy algo tímido y me cuesta expresar mis sentimientos, luego en los concursos si soy abierto y accesible.

    ¿Cuál es el secreto de su belleza?

    El secreto no deja de ser un secreto... Pero debo decir que es importante tener una buena alimentación y hacer mucho deporte físico. Tampoco pasan desapercibidos mis buenos genes como ha demostrado toda mi familia.

    Su pelo tan brillante, crines y cola están muy bien peinados. ¿Qué cuidados recibe?

    El cariño de todos los que me rodean es sin duda el principal cuidado. También ayudan los sprays que hacen que mi pelo este suave y se pueda peinar mejor, un buen cepillado…  Todo el arnés y los adornos, vendas en las patas, que me ponen son preciosos. Y esa manta, a la que tanto me costó acostumbrarme, pero que ahora agradezco tanto en los días fríos de invierno. Con todo la verdad es que a veces me siento realmente especial.

    ¿Siendo tan bello, las yeguas le acosan mucho?

    Bueno algo… Sobre todo cuando estoy trabajando en pista, sudando y haciendo deporte, ellas desde el otro lado de la pared me miran y de vez en cuando ¡me tiran algún que otro piropo!. Pero qué se le va hacer cuando uno es bello le ocurren cosas así, (ríe).

    Confiese, ¿está enamorado de alguna?

    Ahora mismo, sinceramente no. No tengo mucho tiempo para estar pensando en mujeres. De momento he de concentrarme en mis concursos. Aunque confieso que algún día me encantaría enamorarme. ¡Y no será por falta de pretendientas!, porque alguna que otra se ha interesado recientemente.

    ¿Tiene muchos hijos?, ¿les da algún consejo?

    Algún día tendré descendencia, y mi objetivo es que mis hijos dejen un sello dentro de la raza, siendo caballos raciales, bellos, nobles y funcionales. El consejo que les daría es que luchen por destacar, por conseguir metas, todo es posible a base de trabajo y esfuerzo, luego todo tiene su recompensa.

    Como caballo de competición su vida debe de ser muy disciplinada. ¿Qué caprichos se permite?

    La verdad es que sí, llevo una vida disciplinada, una buena dieta entrenamientos… Pero de vez en cuando algún capricho me cae. Por ejemplo cuando juego con mi gran amigo Manel y me da esos terroncitos de azúcar, me vuelvo entonces el más goloso. También me gusta viajar en un bonito camión con todas las comodidades posibles.

    ¿Qué es lo que más difícil le resulta?

    Compagino dos modalidades diferentes, Doma Clásica y concursos morfológicos. Son diferentes maneras de trabajar y, aunque  con esfuerzo, se puede decir que lo llevo bastante bien, hasta ahora los resultados están siendo favorables. Lo que me resulta más duro es el gran trayecto que tenemos que realizar en cada concurso, ya que no tenemos otra opción que coger el transporte marítimo, y tener que estar tantos días lejos de casa puede llegar a ser cansado.

    ¿Y lo que más le divierte, qué es?

    Mis días de descanso, cuando me sueltan en el prado y me harto de correr de arriba para abajo. Un día a la semana me lo suelo permitir y lo agradezco enormemente.

    Si pudiera escaparse, ¿qué se llevaría a una isla desierta?

    No me escaparía porque me siento genial con los míos, de verdad. Y si estuviera en una isla desierta me encantaría tener conmigo a mi compañero, amigo y dueño, juntos cabalgaríamos por prados, montañas y playas y con la mayor compenetración, que compartimos hace tiempo, conseguiríamos hacer nuestros sueños realidad. 

     

     

    Artículo e imagen originalmente publicado en menorca.info

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín