Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Los dientes de los caballos respaldan a Darwin

    ArtículoHistoria - Razaslunes 07 marzo 2011
    Compartir:

    Un grupo de científicos se han dedicado alrededor de un año a investigar las piezas dentales de caballos correspondientes a 6.500 fósiles de equinos de 70 especies extintas de América del Norte con la finalidad de averiguar, a través de la forma, la longitud y el desgaste de sus dientes, cómo estos caballos pudieron adaptarse a los cambios climáticos ocurridos en la Tierra desde hace unos 55 millones de años.

    La investigación ha sido recientemente publicada en la prestigiosa revista «Science», y vienen a reforzar las teorías de la selección natural de Charles Darwin ya que las sucesivas etapas de cambios climatológicos, provocaron la aparición de distintos tipos de vegetaciones y, en consecuencia, los caballos tuvieron que modificar su dieta de forma paulatina para acostumbrarse y lograr sobrevivir. Para poder probar esta hipótesis con la que los paleontólogos han estado trabajando, investigadores de EE.UU. y del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) han analizado los mencionados fósiles de 6.500 caballos de 222 poblaciones hallados principalmente en las grandes llanuras de Wyoming, Colorado y Dakota del Norte, y conservados, en su mayoría, en el Museo Americano de Historia Natural.

    Los primeros equinos aparecieron en América del Norte hace unos 55 millones de años, pero durante estos milenios fueron evolucionando en cientos de especies y razas diferentes que variaban considerablemente en tamaño, pudiéndose encontrar ejemplares del tamaño de un zorro y otros mucho más grandes que los caballos modernos.

    El paleontólogo Florent Rivals, investigador ICREA en el IPHES y uno de los autores del estudio, explica que hace 55 millones de años América del Norte «era una selva tropical, y los caballos (entonces de un solo dedo) tenían molares muy redondeados, adaptados a comer vegetación blanda y fruta». Pero unos diez o quince millones de años después, la Tierra se enfrió y la selva tropical se convirtió en un bosque templado, donde los caballos se alimentaban de hojas de arbustos y árboles, más difíciles de cortar y masticar. En ese momento, su dentadura «se hizo más compleja, con aristas cortantes y relieves», apunta Rivals.

    Por si ese cambio no fuera poco, hace unos 20 millones de años se produjo otro cambio. «Aparecen los pastizales abiertos y los caballos aprovechan este nuevo recurso, pero las hojas de las gramíneas son muy abrasivas, tienen un gran número de partículas minerales, lo que provoca un fuerte desgaste en los dientes», indica. Entonces, «los dientes se volvieron más altos para hacer frente al desgaste». Por supuesto, estas modificaciones en la morfología de los dientes no son inmediatos, aclara Rivals: «cuando aparecieron las grandes praderas los caballos necesitaron un millón de años para adaptarse».

    El estudio científico alcanza hasta la época de hace unos 10.000 millones de años, cuando los caballos salvajes desaparecieron de América del Norte junto a otros grandes mamíferos, como los mamuts, en una conocidísima extinción.

    Los caballos actuales tienen una corona dental más alta, también por los cambios en la alimentación. Rivals considera que todos estos cambios morfológicos posteriores a las transformaciones del entorno responden a los requisitos de la evolución natural. En efecto, si cuando aparecieron los pastizales sus molares no se hubieran hecho más grandes y resistentes, el animal habría tenido que hacer grandes esfuerzos para cortar y masticar las hojas y podría perder los dientes, lo que le hubiera llevado a una muerte sin remedio.

    El estudio respalda la idea de Thomas Huxley, estrecho colaborador de Darwin, que ya echó mano de los caballos para defender la teoría de la evolución: aquellas especies que sobreviven son las que tienen más capacidad para adaptarse al entorno.

     

    Artículos relacionados:

    Los Caballos Prehistóricos de Teruel

    El caballo 'Tarpán' y su extinción en el Paleolítico

    Un estudio demuestra la existencia de los Appaloosa hace 25.000 años

    Los caballos primitivos encogieron por el calor

    Origen de los primeros caballos domésticos

    Origen y evolución del caballo

     

    Artículo e imagen originalmente publicados en abc.es el 03/03/2011

    Artículos
    Suscríbete al boletín