Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Origen y usos del caballo hispano-árabe

    ArtículoHistoria - Razasmartes 04 marzo 2014
    Compartir:

    La raza de caballo hispano-árabe es quizá una de las más representativa de las que hallan su origen en la península ibérica y tal reconocimiento deriva tanto de su imponente belleza como por sus cualidades, entre las que destaca su nobleza.

    Originada en la Córdoba del califato, su presencia en nuestro territorio se remonta al desembarco los árabes en Al Andalus, tras producirse el de los caballos que éstos traían de Arabia y Marruecos con las razas que habitaban el Valle del Guadalquivir. El resultado de la mezcla fue un equino imponente, de una gran belleza y que. Con el paso del tiempo, ha demostrado además una gran funcionalidad.

    Siempre se ha podido encontrar al hispano-árabe en labores ligas al campo andaluz, especialmente al manejo de ganado bravo y manso. En la actualidad, esta raza se cría en extensivo y suele ser empleado en el manejo del vacuno. A partir de los 3 años suelen ser iniciados en la doma vaquera y en acoso y derribo, disciplinas en las que el hispano-árabe destaca por encima de otras razas.

    Es un animal que requiere mucho espacio –una finca con buen terreno- donde crecer con cierta dosis de libertad, sin embargo, esto no ha sido impedimento para que el crecimiento de esta raza se venga manteniendo de forma sostenida, alcanzando una media de unos 400 ejemplares al año.

    A la hora de vender un hispano-árabe juegan factores importantes como en cualquier otra raza, sin embargo, en este caso, los premios obtenidos en concursos morfológicos y de doma vaquera o habilidades en el campo, sirven, en muchas ocasiones, de espaldarazo para el ganadero y para la el mercado de compra y venta de estos ejemplares.

    En resumen, el hispano-árabe, como hijo de la unión de caballos árabes y de los Pura Raza Española, aúna nobleza y talento, indispensable en el campo y esencial el segundo aspecto en cuando a la doma.

     

     

    Fuente: Ideal.es / EFE

    Imagen: caballohispanoarabe.com / UEGHá

    Artículos
    Suscríbete al boletín