Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Sefton, Echo y Yeti, los caballos del atentado en Londres de 1982

    ArtículoHistoria - Razasviernes 20 julio 2012
    Compartir:

    En Gran Bretaña, bajo iniciativa de la Horse Trust (Fundación de Descanso para los Caballos), se conmemora este año el 30 aniversario del atentado de Hyde Park en el que fallecieron, el 20 de julio de 1982, cuatro soldados y siete caballos.

    Las víctimas del ataque con coche bomba perpetrado por la IRA en Knightbridge eran todos miembros del Regimiento de la Caballería Montada. También hubo heridos, como los caballos Sefton, Echo y Yeti, pertenecientes a la policía metropolitana de Echo, que fueron retirados de sus funciones a consecuencia del ataque. Fueron hospedados en la Fundación de Descanso para Caballos (The Horse Trust’s Home of Rest for Horses) con el objetivo de que pasaran el resto de sus días descansando en las tranquilas colinas de Chiltern.

    Sefton, caballo negro conocido por su carácter valiente y voluntarioso, es uno de los más recordados por haber recibido gran cantidad de metralla en la explosión. Había nacido en Irlanda y fue adquirido por el ejército en 1967. Así que Sefton pudo ser feliz pastando en el campo junto a sus compañeros equinos. Uno de los cuales era Echo, el caballo capado de la Policía Metropolitana que quedó marcado para siempre al recibir parte de la metralla del infame atentado en un costado.

    Echo había logrado recuperarse bien de sus heridas, pero no pudo continuar con sus deberes ya que la explosión lo volvió nervioso ante el tráfico y las multitudes. Fue retirado a la misma fundación que Sefton en 1983.

    Sin duda, Echo era el más dulce y noble, y pudo vivir plácidamente durante 20 años más hasta su muerte por un cólico recurrente en diciembre de 2003 a la edad de 33 años.

    Sefton, por su parte, no regresó jamás al regimiento de caballería, pero el gran cariño que había despertado entre el público hacía que fuera reclamado para aparecer en demostraciones, la primera de las cuales tuvo lugar en octubre de 1982, unos meses después del atentado. En esa ocasión, Echo también se unió a su compañero, recibiendo por parte del público una ovación muy emotiva y no dudaron en ponerse de pie ante los valientes equinos.

    La última salida ceremonial de Sefton tuvo lugar en el desfile del cumpleaños de la Reina en junio de 1984. Tras ese acto, se retiró a la Fundación a la edad de 21 años. Era el merecido descanso de todo un héroe, pues en la explosión de la bomba, Sefton sufrió 38 heridas penetrantes en su cuerpo y un trozo de metal llegó a cortarle una arteria principal del cuello. Tanto expertos como veterinarios acordaron que aquello había sido poco menos que un milagro, aunque la rápida intervención médica fue lo que le salvó la vida.

    Sefton requirió varias cirugías hasta que tres semanas más tarde pudieron trasladarle al Hospital Veterinario de la Armada Real (Royal Army Veterinary Corps) en el Centro de Defensa de los Animales en Melton Mowbray, donde pudieron extraer el resto de metralla y donde sería enterrado en 1993, tras haber disfrutado de su jubilación.

    El último de los caballos que sobrevivieron al atentado fue Yeti, que fue conocido como el “pequeño caballo que todo el mundo olvidó”. Yeti logró hacerse querer por todo el mundo y, además, vivió durante muchos años. La administradora de la Fundación lo recuerda así: "Yeti y Echo eran inseparables. Era una alegría ver a estos animales apacibles disfrutando de la compañía el uno del otro tras el horrible acto de violencia. Con el cuidado y la experiencia de nuestro personal fueron capaces de envejecer juntos y vivir una vida larga y apacible. Fue un privilegio ser capaz de pagar a estos caballos, que habían dado una vida de servicio, con la paz sociable de la Casa de Descanso(Fundación)."

    Se está preparando una escultura conmemorativa que mostrará a Sefton, de tamaño natural y en bronce, obra de la artista Camilla Le May. Está previsto que se dé a conocer en el Royal Veterinary College en la primavera de 2013.

     

     

     

    Fuente e imagen: horsetalk.co.nz

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín