Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Tupac Amaru - El caballo del narcotraficante Gonzalo Rodríguez Gacha

    ArtículoHistoria - Razasmartes 10 diciembre 2013
    Compartir:

    Gonzalo Rodríguez Gacha era a finales de la década de los 80 del siglo pasado el segundo criminal más buscado del planeta, únicamente superado por Pablo Escobar, su socio en el mundo del narcotráfico.

    El Mexicano tenía por entonces, sin embargo, otra preocupación en mente: ocultar a Tupac Amaru, su caballo. Tal era la adoración que gacha sentía por su equino que personas allegadas llegaron a afirmar que ni ni siquiera su esposa, Gladys Edilma Álvarez, tenía tantos privilegios como los conocía este elegante zaino paso fino.

    El caballo, alojado en la “Chihuaha”, la hacienda del jefe militar del cartel de Medellín, vivía en una caballeriza de 25 metros cuadrados que tenía dos tipos de suelo, serrín y tapete de caucho, para que permaneciera sobre una superficie mullida que no le dañara los cascos.

    La alimentación estaba también a la altura, del mismo modo que su apetito sexual, que era saciado cerca de 15 o 20 veces al mes. Los dueños de la yegua que compartían caballeriza con Tupac debían pagar 1.200.000 pesos de la época por el privilegio de ser montadas por el caballo.

    Gacha sentía tal vínculo con el animal que trataba de mantenerse siempre cerca de él. Era como una especie de obsesión o superstición ya que este hombre acostumbraba a consultar a menudo a brujos y hechiceros para que le garantizaran inmunidad ante las balas y la justicia.

    De modo que cuando las autoridades prepararon su detención, sabían que lo primero que iba a hacer "El Mexicano" era correr a rescatar a su caballo. Uno de los primeros operativos que desplegó el ejército fue precisamente ir a la hacienda y custodiar a Tupac Amaru aunque no tuvieron suerte porque pasaron los días y el narcotraficante no apareció para rescatar al caballo.

    Pero había una razón que no se supo hasta mucho después. Gacha ya había previsto que decomisarían al caballo o tratarían de prepararle una emboscada a través del animal, de modo que "El Mexicano" decidió sustituir a Tupac con otro muy parecido. Por eso en Colombia este caballo es conocido por haber sido el primero en haber estado en la clandestinidad.

    Se comenta que Gacha escondió a Tupac en un apartamento que tenía en la calle 170 de Bogotá. Parece que ningún vecino se quejó. En noviembre de 1989, pocos días antes de que Gacha cayera muerto en una operación militar, volvió a llevar a Chihuaha a su tesoro más preciado.

    Como si de Calígula con Incitatus se tratase, las extravagancias que Gacha tuvo con Tupac no fueron baladíes. Entre ellas, cada 5 de junio, fecha en que nació el equino, Tupac era protagonista de suntuosas fiestas. A mediados de la década de los 80, el narcotraficante rechazó una oferta de cuatro millones de dólares por parte de un consorcio de empresarios que desaba adquirir a Tupac.

    Gonzalo Rodríguez sentía puro amor. Cuando hacían que el caballo mostrara su mejor paso al son de las rancheras, el narco, que observaba desde su balcón, no podñia evitar emocionarse y que se le escaparan las lágrimas aplaudiendo a Tupac.

    Tupac Amaru sobrevivió cuatro años a su dueño. Murió súbitamente de un cólico. Gacha había dejado instrucciones de que el equino fuera disecado y colocado en una urna de cristal. La urna debería permanecer después en la misma caballeriza donde pasó la mayor parte de su vida.

    Justo cuando iban a hacer su deseo realidad trayendo a Colombia un taxidermista extranjero, al pedir 15 millones de pesos por su servicio, Gladys, la esposa de Gacho, decidió que ese precio era exagerado. Ordenó enterrar al caballo en una fosa común cualquiera antes de que la convencieran para que, al menos, mandara disecar la cabeza y las patas del equino que actualmente se pueden ver en la pared de un bar en Pacho Cundinamarca. Caballistas de todas partes del país peregrinan y se fotografían al lado de la portentosa cabeza. Muchos desconocen su origen, tan solo saben de él que fue un buen caballo; puede que el mejor de Colombia.

     

    Contenido relacionado:

    Terremoto, la leyenda del caballo clonado de Pablo Escobar

     

     

    Fuente e imagen: las2orillas.co

    Artículos
    Suscríbete al boletín