Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades

    Consejos para viajar con remolque de caballos - Parte II

    Compartir:

    Resulta esencial equipar al animal con ropa de protección, teniendo en cuenta que resulta muy fácil que se produzca todo tipo de heridas durante el viaje.

    Debemos tener presente que si nuesrto caballo asocia esta acción con algo doloroso, resultará sumamente difícil que quiera repetir la experiencia.

    En este equipo deberemos incluir:

    1. Protectores de viaje con cierre de velcro

    2. Manta de viaje: que protegerá el cuerpo del caballo de posibles roces y también de los cambios meteorológicos (imprescindible en el invierno).

    3. Cabezada de brida: tenga en cuenta que una cabezada normal no ofrece el suficiente control con un caballo que sea indócil o que tenga tendencia a echarse hacia delante.

    4. Protector para la cabeza

    5. Protector de cola: hay caballos que se "sientan" cuando viajan y así pueden lastimarse.

    Debemos saber que los caballos se asustan con mucha facilidad si notan que la rampa se mueve al pisar sobre ella, puesto que se trata de una sensación que no suelen experimentar (es como si "les faltara el suelo"). Por eso es fundamental que intentemos una colocación firme y segura de la rampa, colocando el remolque en un terreno plano y poniendo tacos o ladrillos para sujetar la rampa en caso de que se considere necesario.

    Hay que tener presente que los caballos con problemas en el lomo puede tener muchas dificultades para subir rampas que tengan una pendiente pronunciada (algo muy común en los camiones), por lo que será necesario acondicionar la rampa para que tenga menor desnivel. La persona que conduzca al caballo deberá caminar a su lado, nunca por delante, puesto que esto le taparía la visión, entorpeciendo su deseo de avanzar.

    No debemos tirar hacia delante de un caballo que rehusa a entrar, puesto que lo único que conseguiremos será que él tire más hacia atrás, entrando en una pelea del todo absurda. Debemos utilizar métodos que incentiven al animal a desarrollar la actitud que nosotros deseamos: ponerle comida como incentivo resulta siempre una buena idea.

    Otra posible solución pasa por atar una rienda larga a un lado del remolque o furgoneta y pasarla por detrás del caballo (rodeando cuidadosamente los cuartos traseros), siendo sujetada en el otro extremo por un ayudante. A medida que el animal vaya avanzando, la persona que sujeta el extremo de la rienda la irá acortando gradualmente, con lo que se ejerce una tensión que sirve para empujar al caballo hacia arriba de la rampa.

    Por supuesto, una vez que el caballo haya entrado en el remolque, deberá ser recompensado con golosinas y algunos mimos.

     

    Contenido relacionado:

    Tranquilizar un caballo al viajar en remolque

    Consejos a la hora de viajar con un remolque de caballos

    Consejos para viajar con remolque - Parte I

    Consejos para viajar con remolque - Parte III

    Cosas a tener en cuenta antes de salir con un van de caballos

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín