Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades

    Causas y Factores de los Cólicos Equinos

    ArtículoCómo - Saludviernes 14 enero 2011
    Compartir:

    Hay algunas causas o factores bien identifricadas y de común acuerdo entre los especialistas, que pueden favorecer la aparición de cólicos equinos.

    Si bien por un lado están las variables anatómicas propias de los caballos, por otro lado, existen cuestiones en las que nuestra intervención es decisiva a la hora de prevenir un cólico equino, ya que está en nuestra mano gestionar la alimentación, las rutinas diarias, las vacunas y, en general, el estado de salud y hábitos cotidianos de nuestro caballo.

     

    Características Anatómicas

    El tamaño del estómago de un equino es más bien pequeño (de 10 a 13 litros), en comparación con el resto de órganos que conforman su aparato digestivo, que puede llegar a tener una capacidad de hasta 200 litros.

    • El paladar blando y el anillo muscular existente entre el esófago y el estómago no le permite vomitar (salvo excepciones). A diferencia de otras especies, no pueden recurrir al vaciado rápido del estómago.
    • Fijación de los intestinos: la conformacióin de los mismos, muy largos, facilitan la torsión intestinal, los estrangulamientos, etc.

    • Estrechamientos en todo lo largo de los intestinos, que presentan estrechamientos y un número importante de curvas, lo cual predispone al atascamiento del bolo alimenticio o fecal.

    • La forma del ciego: víscera que presenta un fondo de saco (una especie de bolsillo), ya que la entrada y salida está en el mismo extremo.

     

    Factores Ambientales

    Los caballos, en ocasiones, llevan a cabo una mala masticación del alimento fruto de problemas dentales. Es común encontrar las llamadas "puntas de muela", que son picos en una pieza dentaria que chocan contra la opuesta al masticar y no permiten que entren en contacto pleno para así moler debidamente el alimento.

    En otros casos ocurre que esa punta pega en la encía opuesta o en la mucosa bucal, lastimándolas, lo que hace que el animal mastique de manera incompleta para evitar y minimizar el dolor que el contacto le provoca.

    Por otro lado, la masticación deficiente puede deberse a que estemos frente a un animal glotón, que disfruta comiento rápida y velozmente.

     

    Costumbres en la alimentación

    • La calidad y la óptima frecuencia de la alimentación son primordiales. El caballos en su naturaleza puede destinar hasta 18 horas del día a ingerir su alimento. Al tenerlo estabulado, pretendemos que coma a la manera del humano adulto, dos veces por día, pero su tubo digestivo no está preparado para soportar la sobrecarga, por lo tanto, ese cambio provoca un estrés permanente en su sistema digestivo, creando una situación totalmente favorable a la aparición del cólico.

    • Raciones mal balanceadas. Debemos respetar el mínimo y máximo de fibra y grano respectivamente en toda ración, incluso en caballos de competición y alto rendimiento. En los últimos tiempos, el alto coste del heno lleva a muchos propietarios a proporcionar uno de mala calidad a expensas de la salud del caballo.

    • Alimentos en mal estado. El caballo es altamente selectivo en lo que come. Se podría decir que cuenta con un paladar exquisito y por lo general sabe lo que debe comer y lo que está en mal estado. De todos modos, dependerá del propietario, ya que el caballo si tiene hambre obviamente va a comer lo que sea. Nuevamente, destacar que depende de nosotros que tenga a su disposición aquello que le sea favorable.

    • Los cambios bruscos en horarios, y cantidad o calidad, son nefastos para nuestro caballo. Toda modificación en la rutina alimentacia se debe introducir de manera paulatina y graduada en forma creciente, sobre todo cuando aumentamos la cantidad de granos.

    • Un pobre consumo de agua, o la ingesta de agua helada pueden inducir un cólico.

    • El exagerado consumo de agua después de un ejercicio extremo tampoco es adecuado. Y de hecho existe una patología, la "intoxicación hídrica".

     

    El estrés

    La gastritis o las úlceras también ocasionan cólicos a nuestros animales. La inflamación de la mucosa del estómago puede acabar provocando una llaga o úlcera, que es, por lo general, muy difícil de cicatrizar a causa de la acción del ácido estomacal.

     

    Parasitosis

    Esta enfermedad está causada por larvas. Las de Gastrophilus Nasalis, un parásito que proviene de huevos puestos por las moscas en la zona submaxilar, labios, pelos de la nariz, y que se convierten en larvas a los 7 días aproximadamente de haber sido incubadas. Éstas migran hacia la boca, luego son tragadas y pasan al estómago, donde se adhieren a su pared mediante ganchos que pueden llegar a perforar la misma, después de unos 8 a 10 meses comienzan a ser eliminados por las heces.

    Las larvas de Estrongilos Intestinalis pueden ubicarse en las arterias encargadas de llevar la sangre a los intestinos. Cuando son obstruidas por estos parásitos dejan sin sangre a tejidos que por falta de oxígeno mueren (infarto intestinal), y mientras el animal está vivo estos tejidos van entrando en un estado de putrefacción, con la consecuente muerte del animal. En el lugar donde se encuentra el parásito se puede formar una salulación (distención en forma de saco) denominada "aneurisma" que es capaz de originar el final más tremendo, la ruptura de la arteria, causando así una muerte inmediata por hemorragia.

     

    Puedes encontrar más información sobre el cólico equino, en los siguientes artículos:

    ¿Cómo perjudican al caballo los cólicos?

    ¿Qué es un cólico equino?

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín