Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Cómo - Fecundación y Fertilidad en Mulas

    ArtículoCómo - Saludviernes 30 septiembre 2011
    Compartir:

    Recientemente se conoció el caso, pionero en Bucaramanga (Colombia), de la primera mula que pare por esas tierras un embrión que le fue extraído a una yegua y ubicado en su útero. Ese método se logra a través de una herramienta de la reproducción muy de moda: el transplante de embriones en fresco.

    Las mulas son un híbrido nacidas de la misma familia animal pero de dos especies diferentes: la especie equina y la especie asnal. De ahí que su paridad cromosomática no sea exacta. Es decir, nacen del producto del cruce de una yegua y un burro; o de una burra con un caballo.

    Sin embargo, la producción de óvulos de la mula es incompleta, motivo por el que son infértiles debido a la disparidad cromosomática. No obstante, su aparato reproductivo es completo en algunas y medianamente atrofiado en otras.

    Dado que la producción de óvulos es infértil en las mulas, se recurre a través del trasplante de embriones, tecnología mediante la cual se lleva hasta su útero un embrión que es un óvulo ya fecundado, extraído previamente de una yegua. 

    En el caso de la mula colombiana, la yegua donante del óvulo fue inseminada y al mismo tiempo la mula entró en fase de sincronización. A los 8 días, a la yegua se le hizo un lavado y el embrión le fue transferido a la mula que pasó a ser algo así como una madre sustituta o receptora.

    La preñez en las mulas dura lo mismo que en las yeguas, 11 meses. En estos casos, si la cría es el embrión de un caballo y yegua, se llamará caballo. Y si es de un burro y burra, se llamará burro. En el caso de la mula colombiana, de nombre Chucureña, parió un embrión de yegua con burro, de manera que su cría recibe el nombre de mulo.

     

     

    Fuente e imagen: vanguardia.com/Jaime Del Rio

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín