Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades

    Enfermedad de Lyme

    ArtículoCómo - Saludmiércoles 04 mayo 2011
    Compartir:

    ¿Qué es la enfermedad de Lyme?

    La enfermedad de Lyme es una enfermedad que puede causar problemas en la piel, las coyunturas, el corazón y el sistema nervioso.

    Puede afectar a caballos de todas las edades y posiblemente continuar durante años o meses si no se trata apropiadamente. La enfermedad de Lyme suele ser transmitida por garrapatas. 

     

    ¿Cómo podéis tanto tu como tu caballo estar expuestos a la enfermedad de Lyme?

    La enfermedad de Lyme se transmite a través de la picadura de una garrapata infectada. Se han identificado en particular dos tipos de garrapatas: la garrapata de patas negras o garrapata de venado (Ixodes scapularis) y la garrapata de patas negras del oeste (Ixodes pacificus).

     

    ¿Cuáles son los síntomas en los caballos?

    Los caballos (y otros animales) empiezan a presentar síntomas entre 2 y 5 meses después de la picadura de una garrapata infectada. Los síntomas de la enfermedad de Lyme en los caballos pueden ser parecidos a los síntomas en los humanos. Lo más habitual es que se empiece a mostrar en los siguientes 7-14 días después de la picadura de una garrapata infectada.

    Los síntomas iniciales pueden ser parecidos a los de la gripe como fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, dolor de músculos y sarpullido.  Este último empieza de 3 días a un mes en un área pequeña y redonda alrededor de la picadura de garrapata y puede hacerse más grande para crear una apariencia llamada “ojo de buey”. Los síntomas pueden no ocurrir durante semanas, meses o incluso años después de la picadura. La enfermedad puede afectar el corazón, el sistema nervioso y coyunturas. Algunas víctimas pueden desarrollar parálisis de la cara, dolor de cabeza severo, cuello rígido, fatiga y pérdida de sensibilidad en los brazos y piernas. 

     

    ¿Cómo puedo proteger a mi caballo de las garrapatas para evitar la enfermedad de Lyme?

    • Ante todo verifícalo con tu veterinario. Hay muchos productos para caballos aprobados científicamente para la prevención de garrapatas y pulgas.
    • Infórmate sobre los lugares donde puede haber garrapatas. Las garrapatas viven en ambientes húmedos, particularmente en o cerca de lugares llenos de maleza o arboladas. Tanto tu como tu caballoo podéis entrar en contacto con las garrapatas durante actividades al aire libre alrededor de vegetación e incluso cerca de hojas caídas o arbustos. 
    • Usa un repelente que contenga DEET (sobre la piel o ropa) o permetrin (sobre la ropa) y asegúrate de que te proteges la piel con mangas largas, pantalones largos y calcetines. Los productos que contienen permetrin se pueden usar para tratar botas, ropa y atuendo, los cuales pueden mantener la protección durante varios lavados. Los repelentes que contienen 20% o más de DEET (N, N-diethyl-m-toluamide) se pueden aplicar sobre la piel y pueden proteger durante varias horas.  ¡Sigue siempre las indicaciones del producto!

     

    ¿Cuál es la forma correcta de arrancar una garrapata?

    Utilizando unas pinzas, sujeta firmemente la garrapata lo más cerca de la piel posible. Retira la garrapata de forma firme y suave hasta que haya sido arrancada. No estires de forma brusca ya que esto puede causar que las partes de la boca se separen del cuerpo, dejándolas clavadas en la piel. Las partes de la boca por sí solas, generalmente, no pueden transmitir la enfermedad porque la garrapata no puede seguir empujando la saliva en la piel. Sin embargo, para prevenir una infección secundaria por los gérmenes que puedan tener las partes de la boca, retira cualquier parte de la garrapata de igual modo que lo harías con una astilla. Finalmente, limpia la piel con agua y jabón.

    No aplastes la garrapata porque la sangre puede filtrase en la piel e infectarte a ti o a tu caballo.

    Siempre es aconsejable consultar con el veterinario.


     

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín