Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Enfermedades que pueden afectar a nuestro caballo

    ArtículoCómo - Saludmartes 18 enero 2011
    Compartir:

    Los caballos necesitan ciertos cuidados que son fundamentales para su salud. Si bien es cierto que son animales muy fuertes y capaces de afrontar diferentes situaciones cuando viven en libertad, en la montaña o en llanuras, incluso atravesando climas de los más variados, no ocurre exactamente lo mismo cuando viven en cautividad o están siendo criados por el ser humano. Es evidente que la buena salud de un caballo ni es eterna ni es robusta independientemente de los cuidados que puedas brindarle.

    En primer lugar, es imprescindible una buena alimentación, que proporcionará al caballo los nutrientes necesarios para mantener su organismo en buen estado. Al margen de este aspecto, existen algunas enfermedades o accidentes que pueden afectar a los caballos, por lo que deberemos estra preparados para poder detectarlos rápidamente. Obviamente, llamar al veterinario en casos en los que la enfermedad ya está avanzada es obligado, pero a continuación te detallamos algunos aspectos útiles para poder detectar cambios significativos en su salud.

    Presta atención cuando tu caballo no coma igual que siempre. Cambios bruscos en su peso, ausencia de brillo habitual en el pelaje, dificultades en el andar, signos de cojera...

    Debes contar con un botiquin de primeros auxilios dentro de tu establo. En él tiene que haber siempre algodón, vendas, gasas, pomadas desinfectantes y polvos bóricos, entre otras cosas.

    Una de las enfermedades que puede atacar a tu caballo es un catarro. Tan pronto detectes los primeros síntomas (como la tos) sería oportuno que lo separes del resto de los caballos, si es que los tienes, para evitar el contagio. El proceso en estos casos suele llevar 10 días, durante los cuales es conveniente que descanse en un lugar donde se encuentre caliente y con alimentación especial.

    La laminitis es otra de las enfermedades más comunes, producida por la ingesta de hierba con exceso de nutrientes. La enfermedad se manifiesta en los cascos, con una inflamación, produciendo en ocasiones dificultades severas en el andar del caballo. En caso de que te encuentres en esta situación, no dudes de llamar al veterinario.

    La tiña se manifiesta en el pelaje del caballo en forma de pequeños y redondos espacios sin pelo. Esta enfermedad es muy contagiosa, no sólo debes aislar a tu caballo, sino que debes tratarlo con guantes de goma por que puede contagiarte a ti también.

    Si tu caballo presenta cólicos, suele estar relacionado habitualmente con una mala alimentación. En ocasiones los cólicos pueden llegar a ser graves, por eso ante estos casos es necesaria la consulta con un veterinario. Mientras el profesional está de camino, mantén a tu caballo caliente y si es posible también en movimiento.

    Las vacunas antiparasitarias son necesarias, en primer lugar porque evitan las dificultades digestivas ocasionadas por los mismos y en segundo lugar por que pueden llegar a introducirse en su sistema sanguíneo.

    Por último, es importante que las zonas por donde se desplace tu caballo estén libres de maderas rotas, alambres cortados o cualquier elemento punzante o afilado que pueda ocasionarle cortes. A pesar de que mimemos al caballo las 24 horas del día, estos cortes pueden producirse, y a veces, de la manera más tonta. Lo primero es desinfectarlos con agua caliente y un desinfectante que no sea no muy fuerte para no empeorar la herida ni provocarle mayor dolor al equino. Seca suavemente y aplica el polvo bórico. En cortes muy profundos o muy grandes es la acción del veterinario la adecuada, dado que puede ser necesario efectuar algunos puntos.

    Estas son algunas de las enfermedades del caballo, o accidentes habituales. Cuenta siempre con un buen veterinario para garantizar la buena salud de tu equino.

     

    Contenido relacionado:

    Enfermedades ecuestres: ¿Cuándo llamar al veterinario?

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín