Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades

    Fases del embarazo de la yegua y desarrollo del potro

    ArtículoCómo - Saludlunes 29 diciembre 2014
    Compartir:

    El embarazo de las yeguas acostumbra a durar 11 meses, si bien en algunos casos, puede alargarse hasta casi un año.

    Se acostumbra a considerar que la yegua ya no podrá ser montada durante la recta final del embarazo, los cuatro últimos meses, que coincide también con la fase en la que la preñez es aún más evidente. Del mismo modo, no es aconsejable que la yegua realice ejercicio a partir de los seis meses de gestación.

    Vamos a repasar, a grandes rasgos, qué ocurre durante el proceso de gestación de un potro o potrilla

     

    Día 1 al 15

    En esta etapa inicial, los expertos suelen referirse al potro con el término ‘conceptus’. Para hacerlo más sencillo y más cercano al lenguaje humano, nos referiremos como embrión. Así, éste se desplaza a una de las paredes uterinas y allí crece unos cuatro milímetros al día.

    No hay cambios físicos exteriores en la yegua. Pero en su comportamiento quizá notaremos algo diferente ya que seguramente se mostrará reacia respecto al semental.

     

    Día 16 al 120

    La primera prueba de embarazo suele llevarse a cabo a los 21 días después del apareamiento o de la inseminación artificial. En este período es cuando el veterinario podrá sentir al potrillo (o feto) mediante examen rectal y deberá confirmar el embarazo con la realización de un ultrasonido.

    En este momento, el feto empieza a tomar forma, que nos recordará ligeramente a un caballo pequeño sin pelaje, que pesa poco más de 2 kilos, posee pezuñas y genitales. Alrededor del día 100, comenzará a crecer pelo cerca de los labios.

    Exteriormente empezaremos a notar un pequeño cambio gradual en el físico de la yegua, además de que para el día 30 su comportamiento será temperamental y su apetito también será irregular.

     

    Días 120 al 240

    En este periodo las patas del potrillo crecerán considerablemente y todo él aumentará de peso. Del día 150 al 180 es cuando se aprecia el crecimiento y desarrollo de forma  más notable, ya que el potro cuadruplica su peso en tan sólo treinta días. Para el día 180, el cuello se alargará. La crin y cola comenzarán a crecer.

    Llegados a este punto, la actividad de la yegua debe reducirse gradualmente.

     

    Día 241 al 399

    Las yeguas suelen parir, por regla general, el día 365. Sin embargo, cabe tener mencionar que pueden nacer potros perfectamente sanos incluso el día 399. Cualquier potrillo nacido antes del día 350 se considera prematuro. Y, desgraciadamente, el que nazca antes del día 300 fallecerá. Para el día 270, el potrillo tendrá crin, cola y pelaje.

    En esta etapa el abdomen de la yegua adquiere proporciones enormes. Y su apetito, además, crece a pasos agigantados. Motivo por el que la alimentación de la yegua deberá aumentarse un 15% para ayudar al desarrollo completo del potro.

     

    24 horas antes de nacer

    La yegua prefiere estar sola y evita la compañía de personas, otros caballos y animales. Sus ubres son prominentes y abultan más de lo normal hasta tal punto que la leche empezará a salir. Deberemos estar atentos pues es importante recoger esta leche para dársela al potrillo en caso de que éste no quiera o le cueste empezar a mamar.

     

    Artículos relacionados:

    Las necesidades de una yegua preñada

    El potro recién nacido y la lactación de la yegua

    Cuidados del potro enfermo o huérfano

    El destete de un potro y su alimentación

    Consejos generales sobre cuándo preñar una yegua

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín