Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades

    Patología y Síntomas de la Laminitis

    ArtículoCómo - Saludviernes 26 agosto 2011
    Compartir:

    La Laminitis puede aparecer ya sea en una o en las cuatro patas del caballo. Lo más habitual es que si las patas traseras están afectadas, lo más probable es que las delanteras también lo estén.

    En ocasiones, los síntomas de la laminitis son tan parecidos a otras enfermedades que nos pueden incluso engañar y podemos creer que se trata de otra dolencia. Por este motivo siempre es de vital importancia contactar al veterinario lo más pronto posible, en cuanto detectemos una enfermedad en nuestro caballo. Ya no sólo para un correcto diágnostico sino para evitar que la enfermedad prospere y la salud de nuetsro caballo empeore.

    A pesar de compartir síntomas con otras patologías, la laminitis suele presentar:

    • Cojera leve en los primeros estadios de la enfermedad
    • Cuando obligamos al caballo a andar, y éste no quiere, seguramente lo hará con pasos cortos y rápidos
    • En posición de parada, y suponiendo que la laminitis se encuentre en las patas delanteras, observaremos que el caballo estira las patas traseras hacia adelante para intentar descargar peso a las patas delanteras
    • Debido al dolor, el caballo se acuesta
    • Pulso acelerado
    • La temperatura en la pata afectada es superior a las demás


    En base al grado de sintomatología, la laminitis se clasifica en:

    Primer grado: el caballo camina normal, trota con alguna cojera, y no muestra dificultad en levantar cualquier pata

    Segundo Grado: el caballo camina cojo, da la vuelta sobre sus extremidades traseras levantando las delanteras, no quiere trotar, y tiene dificultad para levantar las patas

    Tercer Grado: el caballo se niega a caminar y nos llevará un gran esfuerzo intentar levantar la extremidad

    Cuarto Grado: el caballo no camina ni aún siendo obligado a hacerlo. Se niega a moverse y resulta imposible levantarle cualquier extremidad. Veremos que demuestra dolor físico. Si está acostado, no querrá levantarse.

    Por supuesto, le caballo demuestra tener hipersensibilidad en la corona y la conformación de la misma cambia.

    Insistimos en la necesidad de detectar y tratar la Laminitis lo más pronto posible ya que ésta corre el riesgo de desarrollar infosura, algo que pondría en grave riesgo al caballo. A pesar de esto, se han dado casos de un leve episodio de laminitis que el caballo ha superado sin problemas. Pero no por ello debemos restarle importancia a la enfermedad pues en muchos casos, un episodio leve puede llevar a un caso grave o crónico.

     

    Consulta también los siguientes artículos relacionados:

    Tratamiento de la Laminitis

    Causas de la Laminitis

     

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín