Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Patricia Cayado - Veterinaria equina

    ArtículoCómo - Saludviernes 14 junio 2013
    Compartir:

    La veterinaria Patricia Cayado es una de las pioneras en su campo en incluir la homeopatía en caballos "con unos resultado sorprendentes", tal como afirma la especialista.

    En realidad, empezó a usar a nivel personal medicinas naturales para evitar los efectos secundarios y adversos de la medicina alopática. Tan buenos fueron los resultados que se decidió a profundizar en medicinas complementarias y, al poco tiempo, se propuso a si misma poder aplicar esas técnicas en su profesión. Dado que a ella le había ido tan bien, decidió intentarlo con los caballos, dejando de lado, de esta manera, los temidos efectos secundarios de la química.

    Nacida en Asturias, sus padres se trasladaron a Segovia siendo ella pequeña. Estudió veterinaria porque "siempre me llamó la atención todo lo relacionado con la medicina y en el momento de decidir si estudiar la rama humana o animal, me decanté por los animales y me especialicé en caballos".

    Su pasión por los peludos compañeros de fatigas la llevó a abrir una clínica de pequeños animales en el Real Sitio, aunque su especialización en caballos la mantiene en constante itinerario por toda la provincia. Además, interviene en cirugía equina en hospitales veterinarios de Madrid y Oviedo.

    Completó su formación con un Master en Medicina Homeopática en 2004 y desde entonces ha aplicado esta técnica en caballos de forma preventiva y curativa. Tras estos años, no lo pone en duda: "se puede aplicar en todas las situaciones".

    Patricia comenta que su dia a día es "duro y entretenido. Los caballos no cuentan con muchas patologías de rutina pero sí muchas urgencias, provocadas en su mayoría por cólicos, traumatismos y heridas". Al tener que ser socorridos de forma inmediata, "no se puede dejar para dentro de unas horas, ni para mañana, ni para la semana que viene". Por este motivo, Cayado hace hincapié en la importancia de la prevención de las enfermedades y patologías equinas más típicas.

    La homeopatía es una técnica de medicina natural consistente en estimular el organismo con dosis muy pequeñas de sustancias de origen animal, vegetal o mineral. Si estas mismas dosis fueran administradas en grandes cantidades, acabarían por provocar patologías similares en el órgano o tejido.

    La veterinaria es consciente de la polémica que suele rodear a esta técnica, nacida a finales del siglo XVIII, aunque no tiene reparos en reconocer que "yo la utilizo. Es un recurso más para cuidar a nuestros animales, igual que utilizo antibióticos, analgésicos o anestesia, cuando el momento lo requiere". No obstante, esta práctica no es, en absoluto, extraña en el mundo veterinario. Hay otro veterinario en la provincia de Segovia, Óscar García, especializado en ovino, que lo aplica en algunas explotaciones ecológicas.

    Actualmente, más de 2.000 medicamentos homeopáticos se encuentran aprobados y son utilizados en numerosas situaciones, desde tratamientos de articulaciones hasta para acelerar la recuperación después de una herida o tratar aspectos de comportamiento nervioso en algunos caballos, "hay animales que llegan a un concurso y se paran en seco antes de un salto, o no quieren entrar al cajón o simplemente sufren un cólico porque saben que van a viajar. Los caballos son muy sensibles a estas situaciones, que son muy estresantes para ellos".

    A pesar de estar definida como un "acto médico", su efectividad real aún no está respaldada por estudios concluyentes, de modo que algunos clientes lo asocian al "efecto placebo" y la rechazan. Pero otros la aceptan de buen grado. El rejoneador Aquilino Pascual, propietario de una cuadra de caballos lusitanos en la que Cayado es la veterinaria titular, lo describe de forma clara: "Los animales no entienden de placebos y los resultados aquí son evidentes". Pascual recuerda que uno de los caballos cayó enfermo con un cólico hepático, y otros veterinarios a los que consultó tan sólo le daban horas de vida al animal. La veterinaria, sin embargo, le explicó la existencia de un método natural y que siempre podían "intentarlo". El rejoneador aún no sale de su asombro. "El caballo fue superando el cólico y recuperó su hígado. No dábamos crédito".

    Patricia cree firmemente que "el ser humano está en deuda con los animales y tenemos que devolverles parte de lo que nos han aportado".

     

     

    Fuente e imagen: eladelantado.com

     


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín