Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades

    Prevención de la deshidratación equina

    ArtículoCómo - Saludmartes 14 enero 2014
    Compartir:

    Hay algunos puntos que debes seguir para asegurar que tu caballo consume la cantidad adecuada de agua y que en ningún caso se encuentra en situación de deshidratación equina. A continuación repasamos algunas características que te ayudarán a detectarla.

    En primer lugar asegúrate de que tu caballo tiene acceso a agua limpia y fresca en todo momento. Esta regla es esencial y solamente con cambiar el agua de forma regular y periódeica ya estará bien. Los suministros de agua, tanto en el campo como en el establo, tienen que ser revisados diariamente. Rellena los cubos y cubetas todos los días, como mínimo, dos veces al día si es necesario, y límpialos con regularidad para evitar la acumulación de algas y otros contaminantes.

    Los bebederos automáticos son convenientes pero no obligatoriamente necesarios. Estos sistemas verifican cada día que todo funciona correctamente.

    Además, diseña un plan para la adquisición de agua en caso de que fallen las fuentes de agua principales como el no funcionamiento de la bomba o un desastre natural.

    Por último, evalúa la actitud de tus caballos, no sea que otros caballos más dominantes les quiten el agua.

    Toma nota de cuánta agua ingiere tu caballo. Si éste bebe de las cubetas o bebedores, fíjate en la frecuencia con que las recargas o se recargan.

    Si utilizas un sistema de agua automática, convendría un medidor que te dirá la cantidad de consumo de tu caballo. Si observas una disminución significativa en el consumo de tu caballo durante un período de 48 horas, realiza una prueba para comprobar si esta deshidratado.

    Fomenta el consumo de agua. Un método simple para inducir a un caballo a beber más es añadir un poco de sabor, como jugo de manzana o de menta, al agua. Por supuesto, tu concoes lo que más le gusta a tu caballo y está en tu mano elegir el sabor.

    Una investigación nos dice que el agua ligeramente salada después del ejercicio o trabajo provoca una gran respuesta de sed aproximadamente una hora después. Puedes hacer esto, ofreciéndole al caballo después de haber tomado agua normal después del trabajo, agua con un poco de sal (1 cucharada por cada 3 litros).

    Mantén el agua fresca. Las investigaciones también han demostrado que cuando ofrecemos a los caballos agua a distintas temperaturas ingieren más del agua que está a temperatura de unos 20 grados, como el agua que sale de la manguera. Más fría o más caliente supone un menor consumo. En los meses de invierno es posible que necesitemos usar calentadores para mantener el agua a esa temperatura, pero en todo caso tendremos que asegurarnos siempre de que no sea demasiado caliente.

    Denconfía cuando tu establo esta totalmente seco. Un caballo deshidratado orina con menor frecuencia. Por tanto, conviene estar alerta cuando limpiemos el establo, pues si está extremadamente seco, tendremos que indagar y ver qué está pasando.

    Una simple prueba para la deshidratación: La falta de líquido en el sistema del caballo puede ser signo de enfermedad, y puede causar serios problemas de salud, tales como cólicos equinos. Es por este motivo que suele ser de las primeras cosas que comprueba un veterinario al examinar un caballo enfermo, y es algo que está bien que sepas hacer tu solo.

    La prueba cutánea es una de las formas más rápidas para examinar si un caballo está deshidratado. La prueba cutánea se hace en los dedos. Pliega la piel en la punta del hombro (no del cuello) y tira hacia arriba del caballo. Suelta la piel hasta que se coloque de nuevo en la espalda. En un caballo hidratado de forma adecuada, se volverá en uno o dos segundos. Cualquier tiempo superior ya indica un nivel de deshidratación, y de 6 a 10 segundos una situación crítica. Llama a un veterinario si sospechas que tu caballo esta deshidratado, incluso en ausencia de otros signos de enfermedad.

    Esperamos que con todas éstas medidas evitemos muchos de los casos de deshidratación equina.

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín