Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades

    Transmisión de la Encefalomielitis Equina

    ArtículoCómo - Saludmartes 11 enero 2011
    Compartir:

    La encefalomielitis equina (o encefalitis) forma parte de un grupo de enfermedades causadas por un virus de la familia Togaviridae, del género Arbovirus. Las más importantes son producidas por tres serovares: Encefalitis del Oeste (EEO), Encefalitis Equina del Este (EEE) y Encefalitis Venezolana (EEV).

    Es una enfermedad infecciosa, transmisible y propia de los equinos, provocando en éstos signos neurológicos: irritación motora, descoordinación y parálisis. Es una zoonosis que puede transmitirse a las personas por medio de mosquitos y, ocasionalmente, causar epizootias y epidemias. La EEV es la forma más grave por la alta morbilidad y letalidad que causa en los solípedos (caballos, asnos) y la rapidez con la que la enfermedad puede difundirse. En la EEV, los caballos actúan como amplificadores del virus. La propagación se da por el movimiento de los insectos vectores y de huéspedes donadores como caballos, aves y otros animales silvestres. La transmisión se da por mosquitos de los géneros Aedes, Culex y Mansonia para EEE y EEO y  Aedes, Psorophora y Deinocerites para EEV.

    El virus se encuentra en la saliva y secreción nasal del animal enfermo, por lo que puede haber transmision del virus a través de esos fluidos, lo cual constituye un gran riesgo para personas en contacto con animales infectados: operarios, caballerizos, médicos veterinarios y campesinos, particularmente cafetaleros, para los cuales los équidos son indispensables y normalmente no toman medidas sanitarias adecuadas. Se ha reportado transmisión transplacentaria en yeguas preñadas infectadas en casos de EEV.

    La enfermedad causada por los tres diferentes virus es clínicamente indistinguible. El periodo de incubación es de 1 a 3 semanas. En su inicio hay fiebre que puede acompañarse de falta de apetito por parte del animal así como también depresión. Continúa con signos neurológicos leves, caracterizados por hipersensibilidad al ruido y al tacto, excitación e inquietud. Seguiría un proceso de grave depresión neurológica: los caballos permanecen de pie con la cabeza caída y con frecuencia se les ve restos de alimento en los belfos. Se nota incapacidad para erguir la cabeza y ésta, habitualmente, se apoya en una pared, el labio inferior colgando y la lengua puede colgar fuera de la boca. En la Fase Terminal, de parálisis completa, es incapaz de levantarse y muere. Una vez adquirida la enfermedad no hay tratamiento, pero se puede prevenir mediante la vacunación. Entre otras especies que pueden infectarse se encuentran pájaros, vacas, cerdos y perros, los que generalmente, no desarrollan signos de la enfermedad.

    El indicador más común de la inminencia de un brote de encefalitis equina es la aparición de casos clínicos en animales. La posibilidad de que ocurra una epizootia depende de las características epidemiológicas de cada encefalitis y de la proporción de la población equina inmunizada contra el virus específico. Por esto es importante vacunar.

    Como la información sobre la actividad vírica en caballos, mulas y asnos llega generalmente del sector pecuario, este debe alertar al sector de la salud y circular la información entre los niveles que corresponda. La notificación de síndromes compatibles con encefalitis en equinos debe propiciar la investigación de cada caso presentado, sabiendo que la vigilancia activa significa la notificación de casos de equinos sospechosos y la recolección de muestras de sangre para confirmar el diagnóstico en el laboratorio. La información sobre las encefalitis equinas debe circular en tres sectores estrechamente relacionados entre sí: el pecuario, el sanitario y el internacional. El control de la Encefalitis se basa en un programa de 5 puntos: diagnóstico exacto clínico y de laboratorio de la enfermedad, uso de animales centinelas para monitorear la presencia del virus en la región, la cuarentena de los animales infectados para detener el movimiento de los donadores de virus, la destrucción de los insectos y la evacuación de todos los caballos.

     

    Otros artículos relacionados:

    Qué Hacer si Aparece un Brote de Encefalitis Equina


    Artículos
    Suscríbete al boletín