Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    ¿Por qué muchos artistas pintan caballos en sus obras de arte?

    ArtículoCómo - Trabajar con caballosjueves 22 agosto 2013
    Compartir:

    El reino animal está lleno de bestias, pero es la naturaleza elegante del caballo la que tiene más influencia en el lienzo de los pintores.

    Desde hace muchos años, e incluso podríamos hablar de milenios, los caballos han despertado una pasión y asombro entre los humanos, ya que sus imágenes han sido pintadas en cuevas.

    Han inspirado novelas, cuadros, estatuas y películas que han tenido gran éxito en el mundo artístico, suponiendo una fuente de ingresos para coleccionistas de arte que están dispuestos a invertir millones de dólares cada año.

    Según lo expresa Deborah Burt, presidenta de la Sociedad de Artes Ecuestres, "personalmente, no puedo pensar en otro animal que sea tan estimulante artísticamente, como el caballo. Su elegancia, poder, y velocidad demandan ser capturados por un lápiz, pintura o barro”.

    Cuando se pregunta a Burt dónde cree que reside el atractivo del animal para los artistas alude a que "el caballo es fuerte, pero al mismo tiempo, frágil; tiene la capacidad de ser peligroso y dócil". O lo que es lo  mismo, la mágica versatilidad que rodea al equino: "Uno puede imitar su elegancia a través de la moda que impera en el Derby de Ascot o en los partidos de polo. Pero también puede ser encontrado en los lugares más salvajes, desde las vastas llanuras estadounidenses o un sencillo bosque en Gran Bretaña".

    La artista opina que captar en un cuadro a un caballo es la quintaesencia de su inspiración artística: "He dibujado caballos desde que pude sostener un lápiz en la mano, y lo seguiré haciéndolo hasta el día que muera. Más que cualquier otro animal, el caballo es capaz de ser protagonista de tu trabajo. Es la musa perfecta".

    El pintor del siglo XVIII, George Stubbs, fue quien empezó a plasmar en el lienzo la belleza del animal de una manera que acabó influyendo a otras generaciones de artistas.

    Originalmente fascinado con la estructura anatómica del caballo, Stubbs rápidamente abandonó los pequeños dibujos para pasar a trabajar con pinturas en lienzos más grandes, como su famosa pintura Whistlejacket, que fue terminada en 1762. Cuatro años después, en The Anatomy of the Horse pudo capturar la naturaleza distinguida que no muchos otros animales poseen. Gracias a su trabajo, obtuvo muchos admiradores, y, tras mudarse a Londres en 1759, Stubbs empezó a trabajar para la aristocracia británica.

    En su libro, The Anatomist Anatomis'd - an Experimental Discipline in Enlightenment Europe, Andrew Cunningham analiza el desarrollo del estilo de Stubbs. "Su dedicación hacia la anatomía muscular y esquelética del caballo permitió al pintor lograr gran cantidad de retratos reales de caballos, especialmente sobre su musculatura, que ha sido imitado por grandes maestros de pintura desde entonces", explica Cunningham. "Nadie había retratado a los caballos con tanta precisión. Quizá el propio Stubbs estuvo más apegado al método natural de lo que a él mismo le hubiera gustado".

    Tal es su importancia en este sector que es habitual encontrarse con coleccionistas modernos que luchan por tener en sus manos cualquier pintura de Stubbs. De hecho, en julio de 2011, su Gimcrack on Newmarket Heath with Trainer, a Stable-Lad, and a Jockey fue vendido por 35.9 millones de dólares, constituyendo la tercera pintura con mayor valor en ser subastada por la famosa Christie's.

    Gimcrack, uno de los más conocidos caballos de carreras del siglo XVIII, ganó 28 de sus 36 carreras. En dicha pintura este caballo es mostrado en dos ocasiones. Una, en el fondo de la imagen, siendo acicalado y lavado en el establo, mientras en otra imagen es retradado en pleno triunfo en una de las carreras.  

    De la mencionada casa de subastas, Brandon Lindberg es consciente del potencial de los cuadros de Stubbs: “el pintor lo llevó a otro nivel, ya que al estar también interesado en la anatomía de los caballos, dibujó la estructura muscular".

    Lindberg prosigue: "En Gran Bretaña, las pinturas de caballos fueron muy populares durante el siglo XVII junto con la restauración de la monarquía inglesa y la construcción del palacio de Charles II en Newmarket. A ello le siguió el crecimiento de interés en carreras de caballos junto con la popularización de la cacería, y más tarde la cacería de zorros en el siglo XVIII". De este modo, el caballo se transformó en un aliado artístico, un registro para el interés humano y el deporte.

    Sin embargo, miles de años antes de que Stubbs los pintara, el caballo fue plasmado en las ya conocidas imágenes de las cuevas paleolíticas de Lascaux, al sureste de Francia

    "Es el cuerpo más pintado en el mundo animal, es un ser hermoso e inspira a cualquier persona” reconoce Terence J. Gilbert, pintor. "Un caballo de carreras tiene varias formas, colores y estilos".  

    Gilbert, que empezó a trabajar como ilustrador, acompañaba de pequeño a su padre a los hipódromos del sur de Inglaterra, donde se forjó su amor por los caballos.

    Desde entonces, el pintor ha retratado a los más famosos e icónicos caballos de la historia, en cuadros como DenmanKauto Star Yeats, además de pintar a Isabel II en su visita a los establos de Coolmore en Irlanda. "Lo que me interesa, es el movimiento del caballo. Puedes pintar cualquier aspecto de tal manera que lo llegas a hacer casi perfecto. Es difícil conseguir eso con la fotografía".

    Para otros artistas, como Michelle McCullagh, la oportunidad de retratar a un caballo mientras cabalga es una de las cosas más fascinantes de tu trabajo. "Un campo grande y exuberante lleno de caballos pura sangre tomando el sol es lo más hermoso de ver".

    Estar ahí con ellos, mientras dibujo, atribuye un elemento especial a la experiencia. Pero no hay nada más emocionante y desafiante que estar a lado de la pista de carreras, donde el ambiente es tan diverso. "Siempre hay algo para el pintor, un caballo acicalado, paseando por el paddock, jockeys, caballos aterradores y exhaustos, hay mucho que ver de la anatomía de la situación. Es excelente. Me encanta".

     

     

    Fuente e imagen: mexico.cnn.com


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín