Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Entrevista a Steven Spielberg, director de 'War Horse'

    ArtículoCómo - Trabajar con caballosmiércoles 08 febrero 2012
    Compartir:

    Steven Spielberg no ha hecho muchas películas con caballos. En todo caso lo ha utilizado en Indiana Jones para transportar al protagonista de un sitio a otro. Por eso, en War Horse se topó con un desafío, pues en el film, el caballo es al auténtico protagonista.

    Algo ha ayudado el hecho de vivir rodeado de estos animales durante los últimos 15 años, ya que su hija practica la equitación y participa en concursos de saltos. 

    War Horse (Caballo de Batalla) se estrena en cine en España el 10 de enero de 2012.

    Usted descubre ‘Caballo de Batalla’ a partir del libro y de su adaptación para teatro. ¿Cómo fue esa experiencia?

    Lo descubrí gracias a Kathy Kennedy (productora y socia), quien ya había visto la obra teatral en Londres y la conmovió profundamente. Luego, Stacey, cabeza visible de mi compañía DreamWorks, voló hasta Londres para ver la obra y estuvo de acuerdo con Kathy acerca de lo poderoso que es el relato. Era una obra de teatro con unas magníficas marionetas en el escenario, pero nosotros sabíamos que si íbamos a contar esa historia, debíamos hacerlo con caballos reales. Hicimos la oferta para comprar los derechos, incluso antes de que yo la hubiese visto y sólo basándome en la historia, que me pareció muy interesante.

    También leí el libro de Michael Morpurgo, justo después de que Kathy y Stacey vieran ela obra en Londres. Me enamoré de la novela, que está contada desde el punto de vista de Joey. Uno hasta puede ‘escuchar’ los pensamientos del animal. Sabía que no podríamos replicar eso para el cine, pero me hizo entender la historia desde diferentes puntos de vista.

    ¿Cuáles son los temas de ‘War Horse’ que considera más importantes?

    Caballo de Batalla habla mucho de la valentía: el valor de este muchacho y todo lo que resiste y sobrepasa hasta alcanzar lo que necesita, no sólo para él mismo, sino también para su mejor amigo: su caballo, Joey. También trata del coraje y la tenacidad de este extraordinario animal. El tema de la valentía aparece una y otra vez en la obra teatral, en el libro de Michael Morpurgo y en el guión de Lee Hall y Richard Curtis. Creo que ese es el tema subliminal que tiñe nuestra película.

    ¿Cómo adaptala historia a la pantalla?

    La primera idea que tomé del libro –y que me inspiró cuando vi la obra en teatro– fue que una familia que está aplastada por el tacón de un propietario muy estricto e implacable necesita tiempo para triunfar con su granja. El padre, alcoholizado, compra un caballo para arar y salvar así el campo. Pero el animal que compra, al que llama Joey, no está en condiciones de tirar del arado porque su raza no sirve para eso. Pese a ello, con una tenaz fe mutua, su joven hijo, Albert, y Joey generan un lazo especial entre ellos. Juntos son capaces de, al menos, intentar salvar la granja arando ese pedregoso e infértil terreno.

    Eso crea tal sinergia y colaboración empática entre el animal y el muchacho que, cuando se ven separados a causa de la Primera Guerra Mundial, y el caballo es enviado a servir en las trincheras como bestia de carga, la audiencia realmente sabe que, en algún punto, ambos tendrán una cita con el destino. Allí está la clave.

    ¿Cómo se enfocó en elegir al actor que interpretaría a Albert?

    Para el papel de Albert quería a alguien completamente desconocido. Joey, el caballo, era una cara nueva, así que pensé en buscar cierta paridad: si el caballo es desconocido, dejemos que el muchacho también. Por eso no consideramos a nadie que ya fuese popular para la audiencia de televisión o los amantes del cine. Así escogimos a Jeremy Irvine.

    Las interpretaciones y las emociones que obtuvo usted de los caballos deben haber sido muy satisfactorias.

    Quiero creer que los caballos sabían exactamente lo que estábamos haciendo e interpretaron sus partes tal como Emily Watson o Peter Mullan hicieron las suyas. Todos eran actores. En algunos momentos de la película ni siquiera decía lo que los caballos tenían que hacer; ellos simplemente estaban en una escena y reaccionaban de maneras que nunca hubiera imaginado. A veces sólo tienes que sentarte y agradecer que los caballos tengan, de algún modo, la inteligencia como para saber que se requiere algo de ellos, algo que ninguno de nosotros podía explicarles pero que ellos, intuitivamente, son capaces de entregar llegado el momento de una escena.

     

    Otros artículos relacionados:

    Bobby Lovgren y su caballo 'Finder' (War Horse)

    Curiosidades sobre la película 'Caballo de Batalla'

    Kathleen Kennedy - Productora de 'Caballo de Batalla'

    Tráiler promocional de 'Caballo de Batalla'

     

     

     

    Entrevista facilitada por Disney para portafolio.co

     

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín