Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades

    Jesús Puga - Rutas a caballo en Asturias

    ArtículoCómo - Trabajar con caballosmiércoles 02 mayo 2012
    Compartir:

    «Carbón», «Filipo», «Torda», «Queta», «Quimera», «Única» y «Nube» son algunos de los nombres de los caballos y yeguas de Jesús Puga Ramallal, oriundo de Vegadeo y criado en Avilés, y que hace ya unos 20 años que tomó la decisión de cambiar su vida.

    Para ello dejó su vida en la ciudad para tomarse un año sabático en Lamuño, localidad de Cudillero, coincidiendo así también con las fechas en las que iba a nacer su primera hija.

    «Por aquel entonces compré mis primeros seis caballos. Me gustaban mucho estos animales; lo más curioso es que no sabía montar, pero estaba decidido a hacer rutas todo el verano por Asturias con los caballos. Y en dos meses, más o menos, aprendí con dos expertos, aunque hoy en día, y después de todo este tiempo, lo cierto es que siempre estás aprendiendo».

    Empezó como afición y ha acabado siendo uno de los pilares de su vida. Actualmente, Ramallal tiene unos 25 caballos a su cuidado, pero no todos son de su propiedad. «Además de organizar rutas a caballo por toda Asturias, tengo caballos en pupilaje, dos o o tres potros para domar, de gente que es de fuera. Muchas personas contactan con nosotros y en Asturias podemos decir que hemos hecho recorridos por todos los parques naturales y en 2012, por ejemplo, organizamos también viajes haciendo el Camino de Santiago a caballo». Puga demuestra pasión al hablar de sus animales y, sin duda, se nota que disfruta trabajando.

    En estos veinte años, Lamuño ha cambiado mucho y él mismo lo recuerda: «cuando me veía la gente del pueblo con los primeros caballos me decían que adónde iba con aquellos burros porque por aquel entonces pensar en organizar viajes a caballo para el turismo les parecía una idea un poco peregrina». Ya Lamuño «entonces era un pueblo como tal, hoy es más residencial. Yo vivo al lado, en San Cosme. No cambio esto por ninguna ciudad. Hay mucha tranquilidad. Me gusta mucho lo que yo defino como silencio natural, donde sólo oyes los pájaros, el viento entre las ramas de los árboles, la pureza del sonido».

    Jesús Puga cree que hoy en día se puede vivir y vivir bien en un pueblo, aunque sin pretender hacerlo del mismo modo que en una ciudad, Para él, el medio rural tiene mucho futuro: «Creo que la gente debería plantearse volver a los pueblos si alguna vez lo han pensado, y atreverse a compaginar una actividad con otras complementarias de subsistencia como tener una pequeña huerta, unas gallinas, algún animal, no sé... Hombre, empezar no es fácil, está claro. Pero hoy empezar no es fácil en ningún sitio».

     

     

    Artículo e imagen originalmente publicados en lne.es (Ana Paz Paredes) el 30/04/2012

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín