Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    La situación financiera del Club Hípico Astur (Chas)

    ArtículoCómo - Trabajar con caballosjueves 12 abril 2012
    Compartir:

    Las circunstancias económicas que atraviesa Club Hípico Astur (Chas) ha provocado que los gestores del centro, Essentium tenga dificultades financieras para seguir adelante con su proyecto.

    La deuda que acumula el club hípico es cercana al millón de euros y su presidente, Juan Díez Caneja debe maniobrar adecuadamente para salvar el proyecto de Essentium. En el caso de que no surja una nueva vía de financiación al Chas no le queda otra alternativa que aprobar una derrama o acordar con el Real Grupo Covadonga, hipótesis más factible.

    La directiva de Díaz Caneja considera como mejor alternativa el proyecto de Essentium. La idea de que el acuerdo propuesto por el Grupo convertiría al Chas, a la larga, en un centro ecuestre sin más servicio retrae a los responsables del club hípico a dar el paso de negociar un acuerdo con Enrique Tamargo, pero Díaz Caneja siempre consideró al Grupo como segunda alternativa, y las circunstancias (falta de financiación o el rechazo de los socios a asumirla) pueden obligarlo a utilizarla.

    Otra cosa es si, en ese caso, el presidente del Chas abanderaría la negociación de un acuerdo u optaría por convocar elecciones anticipadas. Sea quien sea el representante del Chas en las conversaciones, la propuesta presentada en su día por Tamargo incluía algunas premisas que con toda probabilidad habrían de centrar el posible acuerdo.

    Una de esas premisas es que los socios del Chas tendrían acceso a todas las instalaciones y servicios del Grupo, mientras los socios del Grupo sólo podrían utilizar las que dicha entidad tuviera en alquiler, es decir, todas menos las dedicadas a hípica y tiro. Por otra parte, al finalizar el plazo establecido para el alquiler (el planteamiento de Tamargo establecía unos 15 años), el Grupo tendría opción de compra e incorporaría las instalaciones a su patrimonio. Asimismo, como parte del acuerdo económico, la entidad que preside Enrique Tamargo asumiría la deuda que actualmente tiene el Chas.

    Tanto el uso compartido de instalaciones como el compromiso financiero que aceptaría el Grupo requieren conformidad de los socios y lo mismo sucede con las obligaciones que corresponderían al Chas, de forma que la masa social de ambas sociedades tendrían que dar conformidad al trato.

    Es conocido, también, que el Ayuntamiento apoyó en su día la operación al mostrarse dispuesto a ceder las cuadras municipales de Las Mestas al Chas durante el periodo que no sean necesarias para la celebración del hípico (aproximadamente mes y medio al año). Dicha disposición habría de ser también refrendada por el actual equipo de gobierno del Ayuntamiento, ya que el ofrecimiento referido corresponde a la Corporación anterior.

    El planteamiento realizado por Tamargo se fundamenta en que el acuerdo con el Chas consolidaría ambas sociedades. La hípica, porque no sólo conservaría con plena autonomía todas las instalaciones dedicadas a sus dos actividades principales, los caballos y el tiro, sino que resolvería su situación económica actual y de futuro. La actual, porque el Grupo asumiría la ya citada deuda; la futura, porque tendría garantizados unos 500 socios, suficientes para mantener su actividad. 

    Se trata de una encrucijada que podría resolverse antes de que finalice el mes de abril con una asamblea propiciada por un grupo de socios. Más de medio centenar de socios del club hípico han presentado un escrito en el que instan al presidente, Juan Díaz Caneja, a informar en asamblea sobre las negociaciones mantenidas con Essentium y sobre las alternativas de futuro que tiene el club.

    La crisis económica ha provocado que Essentium tenga dificultades financieras para desarrollar su ambicioso proyecto, al menos con los precios que había anunciado. A fin de mantener viva esa alternativa, la directiva de Díaz Caneja intenta refinanciar la deuda del club hípico (aproximadamente un millón de euros) con el objetivo de que lleguen mejores tiempos en los que Essentium pueda ejecutar su proyecto en mejores condiciones, pues las actuales podrían ser disuasorias para la mayoría.

    Aún no hay garantía de que la banca acepte refinanciar esa deuda, operación que serviría sólo para ganar tiempo.

    Si el Chas encuentra financiación, los socios deberán decidir en la asamblea citada si aceptan el nuevo crédito para demorar una solución definitiva al problema o apuestan ya por otro tipo de alternativa.

     

     

    Artículo e imagen originalmente publicados en elcomercio.es el 04/04/2012

     


     

    Artículos
    Suscríbete al boletín