Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Marta Perona Guillamón - Profesora de equitación en el Club Hípico Maipe

    ArtículoCómo - Trabajar con caballoslunes 18 febrero 2013
    Compartir:

    Con 7 años descubrió su amor por los caballos, aunque no fue hasta veinte años más tarde que se lanzó a aprender a montar seriamente.

    Ahora, a sus 32 años, Marta Perona es profesora de equitación en el Club Hípico Maipe, en Cartagena, Murcia.

    ¿Quién le metió la afición en el cuerpo?

    Mi abuelo, en Abarán. Siendo yo una niña construyó una cuadra con la intención de criar caballos. Éstos nunca llegaron, pero a mi la hípica ya me había robado el corazón.

    ¿Y cómo llegó a desarrollar esa afición tan temprana?

    Estudié Arquitectura Técnica en Sevilla. Y allí me empapé de la pasión que los andaluces tienen por los caballos. Mi mejor amiga tenía algunos en su casa. Pero yo no pude recibir clases porque era muy caro. A la vuelta, ya independizada y con trabajo, pude dar mis primeras lecciones.

    ¿Y se confirmó desde el principio lo que esperaba?

    Sufrí un flechazo inmediato. También tuve suerte con el profesor que me tocó, que se lo tomó muy en serio conmigo. Luego pude perfeccionar mi técnica en verano con un curso especializado de equitación.

    ¿Especializado?

    Sí, porque lo mío es la monta como amazona. Es decir, con las dos piernas a un lado de la grupa.

    ¿Y cómo se monta de esa forma?

    Es más complicado porque no puedes dirigir al caballo con una pierna a cada lado. Tienes que ayudarte de una fusta. Representa un reto mucho mayor que la monta tradicional Además, en un mundo como el del caballo, muy masculino, esta parcela es mucho más femenina y se crea una camaradería estupenda entre las amazonas.

    Y ahora ha comenzado usted a dar clases a alumnos.

    Si. Hace pocas semanas, en el Club Hípico Maipe, en la carretera de La Palma. La oportunidad surgió de repente. Fue durante la celebración de un campeonato nacional donde vi participar a Marja Honkala, una mujer finlandesa afincada aquí en Cartagena que me impresionó. Le pregunté si me quería dar clases. Me dijo que ella no daba clases, pero que podía colaborar con ella y, si veía que tenía habilidades, ser yo la que las impartiera en su club hípico.

    ¿Cómo compatibiliza las horas lectivas con su profesión?

    Antes, empleada en una empresa, habría sido más complicado. Pero tras estar en el paro y luego trabajar para una firma, decidí establecerme por mi cuenta. Así que puedo disponer de mi tiempo. En general desarrollo mi labor profesional en el estudio por la mañana y doy clase por la tarde, pero puedo variar esa rutina si es necesario.

    ¿Qué es lo primero que le dice a un alumno novato?

    Que no debe tener miedo. Sobre todo a los niños. Hay un 'pony' mayor que utilizo para los principiantes. Primero lo paseo a pie, luego cuando ha visto que es muy manso le pido al aprendiz que se monte, aunque sigo llevando yo las riendas. A continuación se las doy y le aseguro que voy a estar pendiente. Y le digo que juguemos a una especie de 'corre que te pillo', para que se suelte.

    ¿Y si el alumno es muy miedoso?

    Lo esencial es que se olvide de que va a sobre un animal y, luego, que aprenda y sepa utilizar determinadas destrezas. Al caballo se le dirige 'de las piernas a las manos'.No hay que utilizar las riendas como un timón, porque le harás daño al caballo y no conseguirás ir en una dirección sino irritarle y desorientarle. El rumbo se consigue con las piernas y con el balanceo del peso sobre el animal

    ¿Y las riendas?

    En realidad, el buen jinete prácticamente no las necesita.

    O sea que la mejor técnica es la contraria a la que sale en las películas de vaqueros

    Así es. John Wayne y otros protagonistas del género no son buenos ejemplos para un alumno que empieza.

    ¿Qué cualidad es imprescindible tener con un caballo?

    La paciencia.

    ¿Y qué raza equina prefiere usted?

    La española y la portuguesa. Ambas descienden de la árabe y permiten ejecutar movimientos muy espectaculares con poco vuelo.

     

     

    Entrevista originalmente publicada en laverdad.es el 16/02/2013

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín