Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Ricardo Roselló - Herrador profesional

    ArtículoCómo - Trabajar con caballosmiércoles 15 mayo 2013
    Compartir:

    Ricardo Roselló establece como dos pilares básicos para todo profesional que desee desarrollar una carrera en el oficio del herraje, mucha serenidad y paciencia a la hora de encontrarse cuerpo a cuerpo ante un caballo y una gran afición al bello animal y, por ende, al mundo ecuestre.

    La formación es otro aspecto fundamental a tener en cuenta, a pesar de que España carece de una Escuela Oficial, a diferencia de otros países como Francia y el Reino Unido, que sí disponen de la posibilidad de formarse durante varios años en esta rama.

    No obstante, y a pesar de ese vacío en la formación reglada, los herradores españoles consiguen reciclarse y aprender día a día. "La formación en España es muy justa y hay herradores que empiezan a trabajar sin tener una formación básica y ese es el problema más grande que tenemos", reconoce Roselló, residente en Tarragona y con 35 años de experiencia herrando caballos a sus espaldas.

    Precisamente, en los seminarios que imparte Roselló a herradores y propietarios de caballos, no falta la anatomía del caballo y los pasos a seguir en el herraje en el contenido de su exposición, con fase teórica y práctica.

    "Es muy importante, antes de hacer nada, observar al caballo, ver su postura, su posición, si está o no cómodo, y luego ver los cascos si están o no bien cortados y equilibrados, a partir de ahí ya poner la herradura", señala Roselló quien también recalca la importancia de que un caballo esté bien calzado. "No se trata solo de clavar herraduras, si el caballo está bien aplomado y asentado mejora su capacidad de trabajo y su rendimiento físico", aclara.

    El papel del caballo en la sociedad ha cambiado con los años. De hecho, pasó de ser un medio de trabajo imprescindible para el ser humano en las tareas agrícolas, a ser arrinconado una vez se pudo sustituir con maquinaria moderna, hasta ser rescatado de nuevo por el mundo de la equitación.

    Los expertos aseguran que el mercado demanda herradores, eso sí, con una formación que si la logran, tendrán con total probabilidad garantizado un empleo.

     

     

     

    Fuente: lacronicabadajoz.com

    Artículos
    Suscríbete al boletín