Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Trabajar con Caballos - Guarnicionería con José Raboso

    ArtículoCómo - Trabajar con caballosmartes 25 octubre 2011
    Compartir:

    El guarnicionero Jesús Raboso constituye un caso de artesano singular e incluso paradójico, ya que se dedica a un oficio casi desaparecido en el que se inició hace sólo quince años sin tener ninguna tradición familiar, por amor a los caballos, dejando su antiguo empleo en la fábrica de galletas Cuétara.

    Raboso no imaginaba hace quince años que hoy iba a estar apurando su tercera participación en la Feria de Artesanía de Castilla-La Mancha (Farcama), ya que entonces estaba empleado en la fábrica de galletas Cuétara de Villarejo de Salvanés (Madrid), a pocos kilómetros de Santa Cruz de la Zarza, el pueblo toledano en el que siempre ha vivido.

    Relata que trabajaba en Cuétara por las noches "haciendo galletas" y que antes había trabajado de tractorista, pero que de la guarnicionería sólo sabía que era un oficio que servía para "vestir" a los caballos, cuyo mundo le gustaba.

    En esa época compró un caballo, y como su trabajo nocturno le permitía tener tiempo libre por el día, se planteó hacerle él mismo la cabezada y la montura, y de esta forma, casi sin proponérselo, empezó su trabajo como guarnicionero.

    Sus creaciones comenzaron a llamar la atención: primero a sus amigos, luego a sus vecinos; más tarde comenzaron a hacerle encargos y así fue ampliando su producción. "Se fueron corriendo las voces y hasta hoy en día", comenta Raboso.

    "Así tiramos unos añitos, pero cada vez era mayor el volumen de trabajo" y por ello, animado por autoridades y vecinos de Santa Cruz de la Zarza, dio el paso de acercarse hasta Toledo a hablar con responsables de la Junta de Comunidades, que decidieron apoyarlo viendo que era un oficio del que quedaban muy pocos artesanos en la región y que merecía la pena conservar.

    De hecho, apunta que en estos momentos "en Castilla-La Mancha que nos dediquemos al mundo del caballo, lo que es la guarnicionería de toda la vida, quedamos cuatro o cinco".

    Con el apoyo de la Junta de Comunidades se dedicó ya por completo a la guarnicionería y desde hace diez años regenta una pequeña empresa familiar en Santa Cruz de la Zarza.

    Su caso es tanto más extraño cuanto que no viene de una familia que se hubiera dedicado al oficio, es básicamente un autodidacta. Ha ido aprendiendo observando y trabajando: "ves cosas y dices yo lo voy a hacer igual o lo voy a mejorar", señala el artesano.

    También cuenta su amor por los equinos: "tengo animales, tengo trato con los animales, con los caballos, con los mulos y trato de hacerlo lo más bonito posible y lo más cómodo para ellos".

    En muchas ocasiones analiza detenidamente, cuando hace una cabezada o una silla, al animal al que va destinada y puede decidir "esta le hace daño aquí, vamos a ponerlo de otra forma para que le quede mejor".

    Una de sus premisas es trabajar solamente el cuero y en esto es taxativo: "yo el nylon ni la importación no los quiero, mantengo la tradición pero innovando y haciendo las cosas más bonitas que se hacían antes, más de capricho, con más vistosidad".

    Raboso admite que la crisis también está afectando a este oficio, "la guarnicionería va como todo, despacio", pero también es consciente de que: "el que siempre ha tenido un caballo lo sigue teniendo y también es cierto, para qué vamos a engañarnos, que la gente de dinero es la de los caprichos y les gusta llevar los caballos lo mejor posible y lo más guapos que sea posible".

    Desde su pequeña empresa recibe encargos de muchas partes de España, fundamentalmente de Andalucía, de Barcelona, de Madrid y de Valencia y ha llegado a confeccionar piezas para series de televisión como "Aguila Roja".

    De Andalucía recibe numerosos encargos, por ejemplo el año pasado le encargaron hacer un enganche para la Feria de Abril de Sevilla y ahora está haciendo otro enganche para el concurso de enganches de Fuengirola y tiene también que hacer un enganche para un carro que llevarán mulos en El Rocío.

    El trabajo lo hace casi siempre por encargo y personalizado; tiene piezas fabricadas en la tienda, pero suele recibir clientes que quieren que se las personalice, que le ponga sus iniciales a la antigua usanza "lo de toda la vida".

     

     

    Artículo original de EFE, publicado en abc.es el 16 de octubre de 2011

    Imagen: Michael80 Wilhelm

    Artículos
    Suscríbete al boletín