Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Víctor Vega - Hipnotizador de Caballos

    ArtículoCómo - Trabajar con caballosdomingo 30 septiembre 2012
    Compartir:

    Víctor Vega, chileno, de 63 años, y vecino de Arauco, empezó a montar a caballo por primera vez cuando contaba tan sólo cuatro años de edad. Desde entonces, prácticamente no se ha bajado del lomo del animal.

    Inicialmente se interesó por el mundo del rodeo para, tiempo después, volcarse en el arte de la comunicación y la doma a través de la técnica del Control Circular del Caballo.

    De hecho, en la actualidad, se trata del único hombre en Chile en guardar el secreto para domar (o, como comentan, hipnotizar) a los caballos. Vega busca darles a estos caballos una vida lo más parecida posible a cómo vivían en estado salvaje, agrupados en manadas.

    Pero su secreto no le pertenece en exclusiva puesto que el domador, desea compartir con tantas personas como sea posible, las técnicas que ha ido elaborando con el tiempo para encantar a los caballos. “Quiero traspasar la información sobre cómo hay que comunicarse con el animal usando la técnica que denominé el Control Circular del Caballo. Todas las actividades las realizamos elaborando esa figura y con ello logro el liderazgo que necesito. Por eso es que me obedecen en todo lo que les pido", señala Vega.

    El hipnotizador afirma que jamás ha visto llevar a cabo esas técnicas por parte de ninguna otra persona, al menos, en su propio país, en Chile. “He visto a algunas personas botar los caballos, pero son animales amaestrados. Yo creo que lo que importa es ser capaz de dejar en el suelo a uno que no te conoce y que te obedezca desde el principio", comenta seguro de la infalibilidad de su arte.

    Algunas de sus técnicas hipnóticas sí que las revela claramente. “La hipnosis consiste en enfrentarse al caballo y mostrarle tu liderazgo. Luego le pides que se acueste. Todo eso se logra a través de la relajación del animal y, cuando finalmente está en el suelo, el trabajo continúa. Hay que acariciarlo y rascar sus puntos nerviosos. Las partes fundamentales que hay que manosear para que se afloje en plenitud, son el hocico, su jeta y el inicio de la cola. Cuando está así, patas para arriba, el animal queda en un estado de descolocación total y de ahí para adelante, hará lo que le pidas", confiesa.

    Acerca de sus inicios, Vega recuerda que se adentró en el mundo de los caballos por parte de su familia paterna. “Mi abuelo era dueño de una feria agrícola, por lo que me crié de cerca con muchos animales. Pero de todos, el que más me marcó fue el caballo, uno de los seres más importantes en mi vida".

     

     

    Fuente e imagen: soychile.cl

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín