Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    New Forest: Caballos y ponis viven en libertad en un bosque de Inglaterra

    Compartir:

    En clara contradicción con el significado de su nombre, New Forest ("Bosque nuevo", en español) es uno de los parques nacionales más antiguos del Reino Unido, ya que se estima en casi un milenio los años que goza de ese estatus.

    Sus orígenes hay que ir a buscarlos en los tiempos del rey Guillermo El Conquistador en el siglo XI, quien utilizaba el bosque como coto de caza privado. Y es que con una superficie de 354 kilómetros cuadrados, New Forest es el pulmón verde entre las ciudades portuarias de Bournemouth y Southampton, al sur de Inglaterra.

    Su estado de conservación a lo largo de los siglos es envidiable ya que se cree que apenas ha cambiado el tipo de vegetación que ahí habita: pinos, robles, acebos y hayas que llegan a superar los 50 metros de altura.

    Asimismo, New Forest cuenta con más de 5.000 caballos, acompañados de ponis, cerdos, vacas y ciervos que viven en total libertad y tienen prioridad sobre los seres humanos. Es muy fácil pasear por el lugar y cruzarse con caballos, a quienes, por cierto, hay que ceder el paso en las calles de las aldeas y pequeños pueblos ubicados en el bosque. Tampoco es de extrañar que sean las vacas las que cortan el tráfico o que de repente aparezca algún poni tumbado en algún claro del parque. Ellos se echan sus buenas siestas.

    Quien quiera visitar esta joya de la naturaleza británica debería escoger el otoño por la riqueza de colores que ofrece la muda de hojas. Es la época de transición anual en la que el verde deja paso al marrón, al naranja y al amarillo. No obstante, siempre es buena idea visitar New Forest en verano, cuando los días son más largos y se puede disfrutar del entorno durante las horas de sol.

    En New Forest se pueden hacer muchas actividades además de pasear: recoger setas, senderismo, paseos a caballo y rutas en bicicletas, ya que el parque cuenta con 160 kilómetros de carril-bici que conectan los pueblecitos y aldeas que hay dentro de sus límites.

    Lyndhurst, capital de New Forest, se ubica justo en el corazón del bosque. Vale la pena visitar la tumba de Alice Liddell, la niña en la que se inspiró Lewis Carroll para el personaje de Alicia en el País de las Maravillas. Y no es la única tumba famosa. A tan solo 5 kilómetros, en los jardines de la Iglesia de Minstead, yace Sir Arthur Conan Doyle, autor de Sherlock Holmes.

    Otro de los pueblecitos a los que hay no hay que negar una visita es el encantador Beaulieu, formado por casitas de tejados hechos con paja, una abadía y un palacete de piedra. De hecho, esta aldea acoge el Museo Nacional del Motor, con su colección de 250 automóviles y motocicletas clásicas. Hay vehículos tan curiosos como el popular mini de Mr. Bean o algunos de los coches voladores que aparecieron en la saga de Harry Potter.

    El sur del bosque mira hacia el Canal de la Mancha y cuenta con 42 kilómetros de litoral. A uno de sus puntos más meridionales, Hurst Castle, se puede llegar en barco o a través de un camino de piedras con forma de anzuelo. Este castillo, que se adentra en el mar dos kilómetros y medio, es uno de que mejor se conservan pertenecientes a la época de los Tudor y actuó como fortaleza y base militar hasta 1956. También tuvo sus sombras, pues este recinto fue usado como prisión para recluir al rey Carlos I de Inglaterra antes de que fuera ejecutado por traición en 1649.

     

     

    Fuente: elpais.com

    Imágenes: New Forest District Council

    Artículos
    Suscríbete al boletín