Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Las apuestas en los hipódromos del Reino Unido

    ArtículoHistoria - Carrerasmiércoles 19 diciembre 2012
    Compartir:

    Desde que en la década de los años 60 del siglo XX, cuando las apuestas hípicas fuera del hipódromo fueron legalizadas en el Reino Unido, la industria de las carreras de caballos ha logrado pingües beneficios mediante el Impuesto de Apuestas, un pago directo por parte de los corredores de apuestas.

    En la actualidad, ese impuesto corre el riesgo de desaparecer ya que algunas empresas especializadas en las apuestas han aprovechado un vacío legal que les permite apostar desde fuera de Gran Bretaña sin pagar el impuesto.

    "El impuesto casi se redujo a casi la mitad de su valor entre los años 2009 y 2011 y esto supone negar una parte del dinero de los premios que se otorgan en las carreras, el único salvavidas de la industria", comenta al respecto Matthew Hancock, miembro del Parlamento británico, uno de los representantes encargados de resolver ese hueco legal.

    "Suelo hablar con los propietarios de los caballos, que ahora no pueden cubrir sus costes de combustible para llegar a los hipódromos, a pesar de sus caballos obtengan buenos resultados". Hancock señala, con este ejemplo, la necesidad de reformar los impuestos para evitar poner en peligro a unas 100.000 personas que trabajan en el sector.

    En respuesta a esta situación, las empresas de apuestas del Reino Unido se defienden alegando que un cambio en las reglas acarrearía costes extras por su parte y la posibilidad de que alrededor de dos mil empleados de la industria de las apuestas se queden sin trabajo.

    Una de las empresas que se sitúan en el ojo del huracán es Betfair, que ha tratado de llegar a acuerdo firmando un contrato de cinco años para patrocinar a la Asociación Británica de Carreras de Caballo spor 65 millones de dólares.

    Con las casas de apuestas y la multitud de juegos derivados de ellas convirtiéndose en una fuente de dolores de cabeza para las autoridades y para la industria hípica en sí, Nigel Roddis, director de desarrollo de Racing For Change, organización que busca impulsar las ganancias de los hipódromos sostiene que  se debe “hacer que el producto en las pistas sea mucho más atractivo tanto para los patrocinadores como todo el que quiera formar parte del negocio”, es decir, que significa "dirigir el mercado hacia una nueva audiencia, y cuando vengan no solo pagarán en la puerta, comerán aquí, beberán aquí, apostarán aquí...".

    Por el momento, esa fórmula parece estar funcionando. El número de aficionados que acuden a los hipódromos en el Reino Unido ha aumentado un 5%, según datos de The Jockey Club.

     

    Contenido relacionado:

    La situación actual de las carreras en Canadá - Fort Erie

     

     

    Fuente: cnn.com

     

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín