Las golosinas como premio para nuestro caballo

Las golosinas como suponen un premio o, como su nombre indica, un alimento dulce y goloso para nuestro caballo.

Es especialmente conveniente administrarlo a modo de 'premio', como resultado de un esfuerzo o trabajo por parte del caballo para que lo asocie como una recompensa.

Las golosinas que habitualmente se suelen dar al caballo son manzanas y zanahorias. Intentaremos no darle más de un kilo al día, y en el caso de los terroncitos de azúcar, éstos no sobrepasarán los 250 gramos.

Existen en el mercado productos especialmente elaborados a efectos de golosinas, como las galletas de zanahoria y de manzana, provistas de un combinado perfecto de nutrientes carenciales y, en el caso de los caballos de carreras, complementos necesarios.

Ten presente que las golosinas estimulan al animal en su relación consigo mismo, con los demás y especialmente contigo, pues no será fácil que se olvide de quien le endulza la vida.

  

Artículos relacionados:

El Heno

La Hierba

La Remolacha Forrajera

La Avena

Salvado

Maíz

Las Zanahorias

Aceite de Hígado de Bacalao

Aceite de Linaza