Control de la Anemia Infecciosa Equina

La Anemia Infecciosa Equina no tiene tratamiento, como hemos visto en anteriores artículos sobre esta enfermedad, por lo que las medidas de control representan los únicos métodos que tenemos a nuestra disposición para reducir la transmisión de dicha enfermedad.

A continuación, enumeramos ciertas pautas o 'buenas prácticas' a seguir para su control de la AIE

  • Todo animal enfermo o del que se sospeche que pueda padecer la Anemia Infecciosa Equina debe ser aislado y mantenido al menos a 200 metros de todo caballo, burro o mula sanos hasta realizar las pruebas de laboratorio necesarias para diagnosticar o reconfirmar la presencia de la enfermedad en dicho ejemplar.

  • Vigilar la procedencia de los equinos, realizar el test de Coggins y del laboratorio donde se realizó la prueba.

  • Evitar la entrada de animales que eludan o eviten normativas o reglamentaciones estrictas.

  • Desinfección periódica de establos, caballerizas y eliminación de cualquier fuente de contaminación.

  • Controlar los vectores en recintos donde se alojan equinos.

  • Drenar zonas pantanosas.

  • Enseñar correctamente al personal sobre la colocación de inyecciones.

  • No escatimar gastos con el uso de material desechable.

  • Divulgar con propietarios de establecimientos o de caballos, aspectos de la enfermedad, legislación, normativas para concienciar y colaborar en la prevención de la AIE.

  • Someter a cuarentena a todos los animales que ingresen a cualquier recinto donde estén alojados animales sanos y exigir:
    a. Certificado de Anemia Infecciosa Equina negativo y vigente.
    b. Certificado de salud (Aval Sanitario).
    c. Certificado de Vacunación.

  •  

 

Otros artículos relacionados:

Diagnóstico de la Anemia Infecciosa Equina

Transmisión de la Anemia Infecciosa Equina