Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    El Futuro del CSIO de Gijón

    ArtículoHistoria - Competicionesmiércoles 07 diciembre 2011
    Compartir:

    El futuro del Concurso de Saltos Internacional Oficial (CSIO) de Gijón se encuentra en pleno debate. La empresa Oxer, que se encargó de la dirección deportiva del último certamen, ya ha remitido al Ayuntamiento el informe que le fue encargado para analizar los aspectos que se pueden mejorar en el concurso. Con la premisa de que las modificaciones que plantean están pensadas para ser aplicadas «poco a poco» y no son viables en el corto plazo, la empresa Oxer propone en su informe sobre el Hípico de Gijón un sinfín de medidas. La más llamativa, aunque el Ayuntamiento de Gijón no la comparte, es que el concurso deje de ser oficial.

    El análisis, que ya conoce la junta rectora del Patronato Deportivo Municipal, es exhaustivo. Y no deja ni un solo detalle sin estudiar. Su objetivo, explica la empresa encargada de redactar el documento es «ayudar» al Ayuntamiento, que fue quien pidió este informe, a mejorar el concurso. «Es una guía de crecimiento para los próximos años», incide Oxer.

    Lo más llamativo de las 52 páginas del documento se centra en la categoría deportiva que a juicio de Oxer debería tener el concurso de saltos de Gijón. Recomienda esta empresa un formato diferente, que concretan en perder la 'O' de Oficial. Es decir, que sea un Concurso de Saltos Internacional. Esa posibilidad, que no agrada al Ayuntamiento, conllevaría que el certamen gijonés se quedaría sin la celebración de la Copa de Naciones.

    El certamen gijonés ya fue sólo CSI en una ocasión, en 2007, cuando se cedió la prueba de la Copa de Naciones a Madrid con vistas a que la capital española promocionara su candidatura olímpica. Después, regresó a Gijón, en lo que se consideró un éxito de todas las partes implicadas. Los argumentos de Oxer para recomendar esta transformación se basan en que en un CSI, el comité organizador realiza las invitaciones directamente a un jinete concreto y, además, no tiene obligación de invitar a determinados países. De hecho, en un Concurso de Saltos Internacional, como es el caso gijonés, son exclusivamente las federaciones invitadas las que eligen a los jinetes.

    También apunta Oxer que al competir España en la Promotional League, la segunda categoría mundial, el nivel de países y jinetes «difícilmente tendrán un alto nivel deportivo». Hay que recordar que a pesar de esta situación, este año acudieron a Gijón los integrantes del podio del último Mundial: el belga Phillippe Le Jeune (oro en individual y bronce por equipos en los Juegos Ecuestres Mundiales disputados en Kentucky); el saudí Abdullah Sharbatly, plata; y el canadiense Eric Lamaze, bronce.

     

    Cinco y dos estrellas

    Además, prosigue el informe de Oxer, es recomendable acompañar el evento cinco estrellas, como ahora tiene el certamen gijonés, de uno de dos estrellas. De esta forma, explica la empresa, se pueden ampliar los ingresos y «dar contenido a muchos amateur importantes que acompañan habitualmente a los jinetes más importantes». «Esto es más fácil con un CSI -matiza Oxer- pero también es compatible con un CSIO».

    Es en este punto en el que el equipo de gobierno de Gijón mantiene discrepancias con el análisis. Considera el Ayuntamiento que el concurso debe seguir siendo Oficial -sólo se celebra uno por país de estas características- y con la categoría de cinco estrellas-. De hecho, para la próxima edición tienen previsto que se mantenga esta condición.

    Otra de las diferencias entre un CSI y un CSIO es que en este último tipo de concurso el comité organizador corre con buena parte de los gastos. En esta última edición, a los jinetes miembros de equipo nacional se les abonó 90 euros por caballo (para cama de caballos), hotel pagado (AD), comida en el concurso y cheques para cenar (por valor de 150 euros). Y a los mozos de los jinetes del equipo se les paga el desayuno, comida y cena.

    En el Consistorio gijonés entienden que la venta de matrículas (inscripciones) que permitiría un CSI haría que sólo vinieran a Gijón jinetes, por decirlo de alguna manera, más adinerados. Lo cual, añaden, no garantiza la calidad.

    Por contra, en Oxer plantean que el nivel deportivo podría ser mayor. En su estudio, la empresa de la que es director general Pablo García Piqueres, con Álvaro Arrieta como consejero delegado, recomienda igualmente analizar la posibilidad de que Las Mestas acoja más de una competición al año, además de buscar un sistema deportivo que permita saltar a más caballos. De esta manera, entienden, aumentaría la oferta y los ingresos que genera el Hípico gijonés.

    No obstante, hay que recordar la versatilidad de Las Mestas, que también es velódromo, campo de rugby y de fútbol americano, lo que condicionaría un uso intensivo en exclusividad para la actividad ecuestre.

    Y la propuesta de Oxer para un incremento del número de caballos en la prueba, entienden en el Consistorio, no tiene en cuenta el tipo de superficie sobre la que se desarrolla el concurso.

     

     

    Artículo originalmente publicado en elcomercio.es el 07/12/2011

     

    Artículos
    Suscríbete al boletín