Anuncios favoritos
Last viewed
Búsquedas guardadas
Last searches
Ads that you mark as favourite will be shown here.

Las Emociones de los Caballos

ArtículoCómo - Cuidadosmiércoles 04 enero 2012
Compartir:

Los caballos también tienen su carácter y estados de ánimo variables, al igual que los seres humanos.

Por un lado, encontramos que uno de sus rasgos habituales es que son animales muy competitivos, motivo por el que, en muchas ocasiones, su resultado en las carreras depende en gran medida del estado emocional en el que se encuentren en ese momento.

Los entendidos en conducta equina, y también los llamados 'susurradores de caballos' saben que ésta es una parte esencial a tener en cuenta a la hora de domar y tratar con un caballo. Hay que aprender y reconocer el estado de ánimo del animal con el fin de conseguir mejores resultados, una doma adecuada y ante todo, los cuidados apropiados en cada momento y la atención correcta de sus necesidades.

A ello se suma la extremada sensibilidad de estos animales. Sus emociones afectan y condicionan su vida diaria. Seguro que más de una vez hemos escuchado la expresión “tener una depresión de caballo”. Por algo será, ya que la mente equina funciona de forma muy similar a la humana y sus actos y movimientos van siempre dirigidos por las emociones que experimentan, ya sea el miedo, la culpa, la curiosidad o reaccionar de manera violenta ante lo que les atemoriza.

Sin embargo, precisamente este abanico de emociones los hace unos animales muy sociales y en todo momento se muestran abiertos a la relación y contacto, ya sea con otros caballos o con personas. Del mismo modo que ocurre con el ser humano, el caballo necesita formar parte de un grupo social, y es por ello que suele vivir en manadas si se encuentra en un medio salvaje, pues es sumamente difícil que un caballo pueda sobrevivir por si sólo.

 


 

Artículos
Suscríbete al boletín