Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Juan - Cochero de Jerez de la Frontera

    ArtículoHistoria - Jinetesjueves 11 septiembre 2014
    Compartir:

    Juan lleva prácticamente toda su vida dedicándose a los coches de caballos. La vocación le viene desde pequeño ya que su padre (conocido en todo Jerez como Benito "el de los ponis") y la ha transmitido a su hijo, que se dedica a lo mismo.

    Este cochero profesional sale cada día de su casa en la plaza del Mercado de Jerez y se dirige hacia la alameda Cristina, con la esperanza de poder pasear a unos cuantos turistas, ya que, como él mismo comenta, "el negocio no es para nada rentable ya que desde hace cuatro o cinco años, la cosa está muy mal. Si antes habían aquí diez coches de caballo, este año quedan cinco. Y de la feria, mejor ni hablemos, porque ha sido un desastre total. Pasan los días y aquí no se monta nadie, con suerte quizás sale uno. Sigo con esto porque mi padre me ayuda, si no, no podría estar aquí. Juan señala que "no es culpa de nadie, sino que el verdadero problema es que no hay dinero".

    Los cocheros de caballos no solo se lamentan de la mala situación económica sino que, además, deben afrontar "los impuestos de circulación, el seguro, y otros gastos adicionales, exactamente igual que un coche cualquiera de trabajo".

    Juan aclara que sus clientes están siendo últimamente turistas nacionales, y no tanto extranjeros, como se podría pensar. Incluso son los del interior los más generosos con la propina, aunque "por norma general todo el mundo deja algo".

    Un paseo en coche de caballo durante una hora cuesta unos 40 euros. Las circunstancias han obligado a Juan a aprender lo básico de inglés, francés y alemán, e incluso está dispuesto a rebajar el precio, si con esa condición consigue montar a alguien en su coche de caballos.

    Juan reconoce que "prefiere montar a alguien por 35 euros, antes que estar aquí parado todo el día. Fui yo el que estableció el precio, el tiempo y el recorrido porque hace unos años era el único que se dedicaba a esto".

    A lo largo del trayecto, el cochero hace gala de sus conocimientos sobre muchos de los palacios y edificios de Jerez, así que va contando a sus clientes la historia que se esconde detrás de sus muros, como pueden ser el Palacio de Domecq, el convento de Santo Domingo, el Museo de los Relojes, el Alcázar, la Catedral, el barrio de Santiago o el palacio Riquelme.

    Sin embargo hay turistas que prefieren ir directamente a su destino, sin realizar el paseo turístico, como si el carruaje se tratara de un taxi, porque de esta manera se ahorran una determinada cantidad de dinero.

    Este cochero conocido en Jerez acude a la Real Escuela Ecuestre cada martes y cada jueves porque son los días en los que hay espectáculo ecuestre, para ver si, con algo de suerte, logra montar en su calesa a algún turista.

    Juan se enorgullece de haber paseado en su coche de caballos a numerosas personalidades y nombres conocidos de nuestro país como Marujita Díaz o Lauren Postigo, entre otros muchos. Afirma que su caballo, de nombre Romeo, "se mueve como pocos en Jerez, con una elegancia que atrae las miradas de todos, incluso de quien no entiende de esto, y no es porque sea mío, sino porque es un espectáculo".

    El cochero vive por y para sus caballos, y no ahorra en dedicarles unos cuidados especiales. Junto a su casa en el barrio de San Mateo, dispone de una cuadra en la que habitan sus cinco equinos. Cada mañana, antes de salir hacia su puesto de trabajo, Juan se encarga de lavar y secar a sus animales.

    Además, los alimenta hasta tres veces al día a base de grano, galletas de paja, zanahorias y remolacha. Nadie puede decir que sus animales sufren o están mal cuidados. "Están bien alimentados, limpios, y a la sombra. Y además casi no trabajan. Antes era distinto porque había mucha hambre y mucho trabajo y también hacían largos recorridos. Pero hoy en día un caballo puede ir perfectamente hasta Alemania a su ritmo, y sin agotarse. He ido a las ferias de toda España al paso de los caballos" comenta Juan.

     


     

    Contenido relacionado:

    Los últimos coches de caballos en Nerja, Málaga

    Paseo por Sevilla en coche de caballos

    El último paseo en coche de caballos por Santa María del Puerto, Cádiz

    ¿Coches de caballos en Cartagena, Murcia?

    Paseo en coche de caballos a modo de taxi en Almería

    Jordi Pérez - Calesero en Aranjuez, Madrid

     

     

    Fuente e imagen: diariodejerez.es

    Artículos
    Suscríbete al boletín