Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Luis Eneas - Aventuras junto a Caramelo

    ArtículoHistoria - Jinetesmiércoles 22 octubre 2014
    Compartir:

    Luis Eneas es un joven aventurero, natural de Nerpio (Albacete) que hace tres años decidió comprar un caballo en Molina de Segura, al que llamó Caramelo y con el que ha estado realizando varios trayectos, alguno de hasta 400 kilómetros.

    El primero fue un rodeo por la Sierra del Segura en verano de 2013, el segundo y más largo, desde Nerpio hasta Palma del Río (Córdoba) con la intención de especializarse en el oficio de herrador en la escuela de Manuel de la Rosa, quien se ha ocupado a lo largo de su vida profesional de herrar los caballos de la duquesa de Alba, del rey don Juan Carlos y de Amancio Ortega.

    El tercer y último trayecto lo ha llevado desde Nerpio hasta Murcia, porque desea que su caballo pase el invierno en esa tierra, lejos de las bajas temperaturas que se alcanzan en su pueblo natal y cerca de donde tiene intención de proseguir con sus estudios de Veterinaria.

    Salió un viernes a las tres de la mañana y llegó el sábado a mediodía. Suele transcurrir por rutas Gran Recorrido (GR) o vías verdes como la del Noroeste y suele guiarse con la ayuda de mapas y cartas militares. Además, lleva el equipaje justo, una esterilla, un saco de dormir y una tienda de campaña.

    El viaje es solitario, unos kilómetros a lomos de su caballo y otros a pie, andando a la par. Cuando pasa por algún pueblo o se cruza con alguien, cuenta que se sorprende muy positivamente de la respuesta que le dan: Le invitan a comer, le ofrecen alimento al caballo o incluso le acompañan hasta un punto de la ruta. Lo último fue en la Ribera de Molina, donde unos vecinos le llevaron café con leche y churros y le dieron agua y zanahorias a Caramelo. Además, lo acompañaron hasta la Contraparada.

    Fue en ese mismo trayecto cuando se encontró con la colaboración de la Policía Local de Mula, que lo escoltó en un momento en el que se había desorientado. «Además, tanto la Policía como el Seprona me ha permitido acampar y descansar en el monte», lo que hace a deshoras, puesto que prefiere viajar de noche porque hace menos calor y con el caballo no es difícil porque tiene buena visión. «Cuando salí de Nerpio el cielo estaba estrellado, pero cuando llegué a Murcia las estrellas se habían perdido».

    En otra ocasión, cuando llegó a Fernán Núñez (Córdoba) «me fui a acampar y aparecieron dos coches con varias personas que me trajeron comida y me permitieron después darme una ducha y lavarme la ropa, incluso me buscaron cuadra».

    Posteriormente, otras personas lo llevaron a la Feria de Abril y «en la Plaza de España sevillana, me encontré con Farruquito y sus primos. A uno se le cayó el sombrero y como no podía bajarse del caballo, me incliné subido en Caramelo, que no es muy alto, y se lo recogí. Bueno, pues estuvieron un buen rato aplaudiéndome».
    Sin embargo, una de las cosas más impresionantes que ha vivido fue cuando una niña de unos 7 años con la que coincidió en la provincia de Granada reconoció a su caballo: «Se llama Caramelo y yo lo he montado en Molina de Segura», le explicó.

    Para preparar un largo viaje con Caramelo, primero efectúa el trayecto en coche para ir depositando en lugares estratégicos sacos de alfalfa y pienso con el fin de que el animal coma lo que necesita. No obstante, Luis cuenta que su caballo es tan manso que lo lleva sin brocado para que pueda andar y pastar al mismo tiempo.

    «A veces mientras troto voy leyendo un libro», explica y añade que no se siente solo en ningún mommento porque «se consigue una relación muy estrecha con tu caballo, es como si él estuviera hermanado conmigo, de hecho está desatado y no se va de mi lado».

    Luis Eneas reconoce que los viajes han fortalecido la relación con su caballo, después de que Caramelo haya sido sometido a una doma natural como la que mostraba Robert Redford en 'El hombre que susurraba a los caballos'. Sus salidas juntos también han contribuido a que el equino adquiera una gran resistencia y fortaleza.


    Contenido relacionado:

    A caballo hasta Alemania en busca de trabajo

    Filipe Masetti - De Canadá a Brasil a Caballo

    Amador González - Carruaje, caballo y perro en una singular vuelta a España

    Francisco Ortiz - Ruta a Caballo de Doñana a Francia

    Peter Ritz - De Andalucía a Alemania

     

     

    Fuente e imagen: Laopiniondemurcia.es

    Artículos
    Suscríbete al boletín