Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    ¿Caballos desnutridos en Amoeido (Orense)?

    Compartir:

    Juan José Requejo ha sido recientemente acusado de desatención y abandono animal por el estado de sus caballos, que permanecen cercados en una de sus fincas en Amoeiro. Esos caballos presentan un estado de extrema delgadez, pelaje hirsuto y desigual, y. en general, con apariencia de comer poco.

    Este criador de animales, con 170 ejemplares en varias propiedades de las provincias de Lugo y Orense, niega las acusaciones con contundencia: "Me sacrifico todos los días por salvar a los animales; en los últimos 24 meses hemos enviado 200 al extranjero en remesas a Alemania o Bélgica. El pasado sábado salieron 17 para Alemania y un inspector de la Xunta comprobó la carga". Los animales, afirma, "reciben una ración diaria". Afirma que tan sólo para los caballos de Amoeiro se gasta "4.000 euros al mes en cereales". El criador relativiza el impacto visual del estado de los caballos: "Hay que ver si, como es el caso, están todavía con el pelo del invierno, o por ejemplo se trata de una yegua que sigue dando lactancia y no está tan redonda".

    Agentes del Seprona han pasado a inspeccionar la zona, ya que además la asociación animalista Libera también ha denunciado los hechos ante la Fiscalía, y desde la Guardia Civil se constata que a simple vista los caballos se encuentran con la piel en los huesos, el pelaje escalonado y desigual, y una vida confinada en una parcela al aire libre.

    Los mismo agentes del Seprona tramitaron el pasado 3 de abril dos denuncias contra el dueño de la explotación por posibles infracciones de dos leyes autonómicas: la 133/2008 que regula la incidencia ambiental de las explotaciones, y el Decreto 268/2008, que marca, entre otras cuestiones, las medidas básicas para garantizar el bienestar y la salud de los animales.

    La primera inspección de la Guardia Civil no será la última. La Fiscalía solicitará un informe al Seprona y análisis veterinarios antes de decidir si cita a declarar al dueño de la explotación de cría para definir la investigación, o si directamente presenta una querella para que profundice en los hechos un juez de instrucción.

    La consellería de Medio Rural todavía no tiene conocimiento de las anomalías advertidas por el Seprona en las denuncias. Si la Xunta ve irregularidades, estará facultada para imponer una multa pero también para llegar a "restringir la salida de animales, hacer controles más habituales e incluso retirar el permiso de explotación". Esta determinación de la consellería de Medio Rural viene precedida por el visto bueno que la propia administración otorgó a la actividad de la explotación de caballos que ahora pone en duda. Un inspector de guardia supervisó y autorizó la guía del envío de 17 ejemplares equinos con destino a Alemania el pasado Sábado Santo. El técnico debe vigilar que tanto condiciones del vehículo de transporte como la de los animales sean adecuadas. Fuentes de la administración aseguraban que la comprobación no se realizó en la finca de Amoeiro, sino en otra explotación de 90 animales que el criador de caballos tiene en Chantada (Lugo).

    El empresario insiste en que la falta de lluvias impide que haya pasto para que los animales estén lustrosos y además, la crisis reduce al mínimo los márgenes para seguir adelante: "El cereal ha subido un 80%, el forraje se ha triplicado y el animal se ha depreciado. Antes por un potro te daban 1.200 o 1.500 euros y ayer mismo me ofrecieron 300", relata. En cualquier caso, considera desproporcionadas las acusaciones de malnutrición: "Los animales podían estar más gordos y redondos pero de ahí a acusar a un ganadero de maltrato animal... Ninguno está moribundo", defiende el dueño de las explotaciones de caballos.

     

     

    Fuente e imagen: farodevigo.es / B. Loreno

    Noticias
    Suscríbete al boletín