Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Badajoz ve incrementada la presencia de caballos en algunos barrios

    Compartir:

    Hace unas semanas la Policía Local de Badajoz tuvo que acudir al barrio de San Fernando para proteger a los vecinos de un caballo que por lo visto deambulaba suelto por la avenida Padre Tacoronte y existía cierto riesgo para el tráfico rodado.

    Se da la circunstancia de que el año pasado ya hubo un caso similar. Un vecino amarró a una farola un caballo que también andaba suelto por el Puente Real. Pocas semanas antes los residentes del camino de Santa Engracia se quejaron de dos de estos animales que invadían la carretera y su propietario fue multado.

    En Badajoz es común ver caballos en el núcleo urbano y en ocasiones puede conllevar riesgo para vecinos, conductores y los propios animales. El caso de San Fernando ha destapado un problema que es especialmente grave en ciertos barrios. Los casos más frecuentes de equinos sueltos se dan, por ejemplo, en la carretera de Campomayor. Los vecinos del Cerro de Reyes también han denunciado varios incidentes y habitualmente pueden observarse caballos en Ronda Norte o en la carretera de La Granadilla.

    Sin  embargo, además de caballos, también pueden encontrarse vacas y ovejas en el núcleo urbano. Y es que Badajoz sigue muy ligada a la agricultura y a la ganadería por lo que la práctica de esta tradición hace que se mantengan pequeñas explotaciones o que simplemente haya vecinos que tengan caballos en sus parcelas.

    El problema surge cuando estos animales deambulan libres con lo que las consecuencias pueden ser muy graves. Además, los propietarios de estos animales se enfrentan a multas que pueden ir desde una sanción leve, de 80 a 300 euros, a una multa grave de 30.000 o incluso a un proceso penal con pena de cárcel.

    Estas sanciones las procesa la Subdelegación del Gobierno a través de la Guardia Civil o la Policía Local cuando se encuentran un animal, sea el que sea, sin control en una vía pública. Se aplica la Ley de Seguridad Ciudadana, que establece que es una infracción leve contra la seguridad ciudadana. Se extienden cientos de multas anualmente, aunque no existen estadísticas detalladas ya que esta misma categoría engloba sanciones de otros muchos comportamientos contra el orden público, entre los que se incluyen los altercados públicos.

    Los casos más graves sí están más detallados. Estos pueden alcanzar una multa de hasta 30.000 euros. En 2012 fueron unos siete los propietarios de animales procesados por dejarlos sueltos y crear peligro y el año pasado 2013 se sumaron otros cinco en la provincia de Badajoz.

    Si el caso se agrava ocasionando un accidente o que un propietario recaiga varias veces en el descontrol de su animal, se puede llegar a ir a juicio. El Código Penal establece de seis meses a dos años de prisión por originar un grave riesgo para la circulación al colocar obstáculos imprevisibles.

    En el caso del caballo con el que iniciábamos esta noticia, se llegaron a vivir momentos de mucha tensión en San Fernando hasta que la Policía Local pudo controlar al equino en la avenida Cardenal Cisneros. Por fortuna, los hechos sucedieron de noche, sobre la una de la mañana, cuando no hay tanto tráfico en la zona. Según una vecina, el incidente tuvo su origen en la apertura de la cancela de un recinto con animales en la carretera de Campomayor.

    Los barrios que rodean esta carretera, Santa Engracia, El Progreso y El Gurugú, conocen muy bien estos riesgos. Ricardo Cabezas, presidente de la Asociación de Vecinos de esta última barriada, se lamenta por aguantar una situación que se repite día tras día. «Ha tenido que pasar en otro barrio para que se den cuenta de lo que es. Aquí es algo normal y habitual».

    Cabezas indica que la zona sufre problemas importantes por esta convivencia animal. «No es legal pero se pasean por donde quieren, defecan en las calles y comen en los parques».

    En concreto, se ven caballos en el entorno de Los Colorines, especialmente en el recinto del antiguo colegio El Progreso, que está abandonado. Este problema también se da habitualmente en el Cerro de Reyes, en las zonas verdes que rodean al barrio. «El día que se meta un animal en esa curva (la cuesta de la avenida Luis de Góngora) va a matar al de coche porque los coches van rápido y el choque puede ser impresionante», se queja Mari Luz Vargas, vecina de la zona.

     

    Sanciones

    80 euros: la multa de menor importe es de 80 euros, según el Reglamento General de Circulación. En su artículo 127.2 dice: «Se prohibe dejar animales sin custodia en cualquier clase de vía, siempre que exista la posibilidad de que éstos puedan invadir la vía».

    300 a 30.000 euros: lo más común es que los infractores paguen 300 euros, ya que los cuerpos de seguridad suelen aplicar en estos casos la Ley 1/92 de Seguridad Ciudadana. Su artículo 26.i. establece que es una infracción leve "alterar la seguridad colectiva u originar desórdenes en las vías". Si la infracción es grave puede llegar a 30.000 euros de multa.

    2 años de cárcel: en casos muy graves, por ejemplo, si se produce un accidente o hay invasiones repetidas de un animal en una vía se puede aplicar el artículo 385 del Código Penal. Dice que «será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o a las de multa de doce a veinticuatro meses y trabajos en beneficio de la comunidad de diez a cuarenta días, el que originare un grave riesgo para la circulación de alguna de las siguientes formas: colocando en la vía obstáculos imprevisibles».

     

     

     

    Fuente e imagen: hoy.es

    Noticias
    Suscríbete al boletín