Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Celebrada la Carrera de Sortijas en Tenerife

    NoticiasNoticias sobre Carrerassábado 15 octubre 2011
    Compartir:

    El Tablero celebra sus fiestas patronales al galope. Ayer, más de 30 jinetes llegados desde todos los puntos de Tenerife participaron en la Gran Carrera de Sortijas a Caballo, un evento que congregó a decenas de vecinos y curiosos en torno al antiguo campo de fútbol. A pesar de las grandes nubes de polvo que levantaba el veloz paso de los animales y de las altas temperaturas, nadie quiso perderse una actividad que pone de relieve el carácter caballista de barrio.

    "Son unos animales muy queridos en la zona, muchas personas tienen uno", explicó Sara González, la tesorera de la Comisión de Fiestas. Orgullosa de haber convertido El Tablero en la capital caballista del Archipiélago al menos durante un día, subrayó que una tradición festiva tan antigua y con tanto tirón como esta no puede quedar en el fondo de un baúl.

    Del relevo generacional se encarga, entre otros muchos, su hijo Jonás, de tan solo doce años pero ya un consumado jinete. Pese a su corta edad lleva ya unos cuantos años participando en las carreras de sortijas que se organizan en otros lugares del Norte como Bajamar o La Matanza. En su opinión, su afición se cimenta en la "tradición familiar", ya que fueron sus tíos quienes le metieron el gusanillo de los caballos en el cuerpo.

    "Es un verdadero vicio", reconoció sin levantar la voz mientras se ajusta la gorra. Su timidez se torna en desparpajo cuando toca galopar blandiendo un lápiz hacia las anillas de colores colocadas en mitad del campo. Es en estos momentos, cuando la velocidad hace que la adrenalina suba, cuando se siente más feliz. "El futuro me gustaría ser jockey", señaló a lomos a de su yegua Najira.

    Como él, y entre bromas y risas, uno tras otro todos los jinetes hicieron gala de su destreza y equilibrio sobre sus monturas. "No es tan sencillo como la gente se piensa" apuntó Enrique González, el ganador de la edición del pasado año. En su opinión, tanto jinetes como aficionados y curiosos disfrutan por igual de un espectáculo que se repite cada año en los pueblos de Canarias desde principios del siglo XVI.

    A pesar del gran ambiente reinante entre todos los participantes, la carrera de sortijas no aparca a un lado la competición. Cada acierto de los principales candidatos a llevarse el torneo era contestado con rapidez por sus rivales. "Hay un pique sano entre todos, con muchas risas, pero todo el mundo quiere ganar y demostrar que es el mejor", reconoció Guillermo Martín. "También es un momento para reunirnos entre todos y conocer más aficionados a los caballos", añadió.

    Y mientras los jinetes volvían a colocarse en fila para reanudar la carrera tras un breve parón para reponer las sortijas, los más pequeños seguían embelesados los movimientos de los animales. "Papá, quiero que los Reyes Magos me traigan un caballo", pidió Julio, de solo 9 años, a su padre.

     

     

     

    Fuente e imagen: laopinion.es/José Luis González

    Noticias
    Suscríbete al boletín