Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Condena a un vecino de Sevilla por apropiarse de dos coches de caballos

    NoticiasNoticias Hípicas Generalesmiércoles 08 agosto 2012
    Compartir:

    La Audiencia de Sevilla ha condenado a dos años de cárcel a un hombre que se apropió de dos coches de caballos, valorados en 50.000 y 30.000 euros, respectivamente, como represalia por discrepancias en la liquidación de cuentas de la empresa de reparación de carruajes que había creado.

    La sentencia informa que el acusado, junto con otros dos socios, constituyó en febrero de 2007 una empresa dedicada a la restauración y compraventa de coches de época y carruajes.

    En julio del mismo año, tras desavenencias surgidas en la liquidación de cuentas de la sociedad, retiró de un taller situado en Tomares (Sevilla) un coche de caballos modelo Body Break, que su propietario había dejado para reparar y ser modificado.

    El acusado se negó a devolverlo con el pretexto de que “no se había pagado la reparación", pese a "constarle que ésta ya había sido pagada" a otro de los socios con excepción de 2.750 euros que debían ser abonados a la entrega del carruaje, según la sentencia.

    Ese mismo día, el acusado procedió a retirar del taller otro coche modelo Landaver Shelburne, que un cliente había comprado previamente por 30.000 euros a un socio de la empresa y que había dejado para su reparación. Este carruaje ha sido tasado por un perito en 30.000 euros y el acusado "se ha negado reiteradamente a la devolución a su propietario, pretextando que el carruaje era suyo pese a saber que no era así", explica la sentencia.

    Los jueces consideran que queda demostrado un delito de apropiación indebida porque el acusado aprovechó el hecho de que los propietarios dejaron sus coches en el taller, se apoderó de ellos se los llevó a otro lugar. Por otra parte, testimonios inculpatorios fueron "precisos, espontáneos y detallados" y demostraron que el acusado se llevó "de la noche a la mañana" los carruajes guardados en el taller, muchos de ellos de su propiedad pero también los otros dos que sus propietarios habían dejado para reparar.

     

     

    Fuente: EFE / ideal.es

     

    Noticias
    Suscríbete al boletín