Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Condena al padre de un rejoneador por accidente que causó invalidez a una trabajadora

    NoticiasNoticias Hípicas Generaleslunes 31 octubre 2011
    Compartir:

    Un Juzgado de lo Penal de Cartagena ha condenado a tres meses de prisión y tres meses de multa al padre de un rejoneador por el accidente que sufrió una empleada cuando se disponía a bajar los caballos tras haber participado este último en un festejo taurino y desplomarse sobre ella el portón trasero del remolque.

    La sentencia indica que la perjudicada, C.L., que, como consecuencia del percance ha sido declarada inválida total para su ocupación habitual, deberá ser indemnizada con 323.000 euros por las lesiones, secuelas y daños morales, a los que habrá que agregar los que correspondan por adecuación de su vivienda.

    El Juzgado añade que a la cantidad resultante deberá aplicarse el 20 por ciento de reducción al considerar que esta empleada, con su comportamiento, contribuyó en ese porcentaje al resultado lesivo, aunque no a la responsabilidad penal del acusado.

    La sentencia declara como probado que la víctima de estos hechos, que tenía 28 años cuando ocurrieron los mismos, fue contratada como mozo de cuadra en septiembre de 2005 por la sociedad deportiva "C.H.M" y que el 26 de mayo de 2007 viajó a Málaga con ocasión del festejo en el que intervino el hijo del condenado, que también fue juzgado pero que resultó absuelto.

    Finalizada la corrida, los caballos fueron introducidos en el remolque por distintos operarios, entre los que se encontraba C.L., "pero, al accionar el mecanismo hidráulico de cierre del portón trasero -cuyo peso ronda los 500 kilos- se comprobó que no funcionaba, por lo que tuvo que ser elevado con gran esfuerzo por unas diez personas, maniobra que fue observada por aquélla".

    Durante la operación se encontraba presente J.H., administrador de la citada sociedad deportiva y padre del rejoneador, "quien, al observar lo que pasaba, dio indicaciones al conductor del camión y a C.L. para que tuvieran especial cuidado a la llegada del mismo a su destino para la apertura de la puerta".

    Al llegar a las instalaciones de Cartagena, a primeras horas del día 27 de mayo, "M.C. se bajó del camión y soltó los pestillos que aseguraban el portón, el cual, al no funcionar el mecanismo hidráulico de retención, se desplomó sobre la misma, causándole lesiones consistentes en fractura-luxación de L4 y L5, síndrome de cola de caballo y amputación de la falange distal del segundo dedo de la mano izquierda".

    La joven no se recuperó de sus lesiones hasta pasados 285 días, 262 días de los cuales fueron de hospitalización, añade el Juzgado de lo Penal, "habiéndole quedado un perjuicio estético importante", además de la incapacidad que le ha sido reconocida por la Seguridad social.

    La sentencia añade que la perjudicada "cuando aperturó el portón, actuó sin las debidas cautelas, a sabiendas de que se había producido la avería y habiendo sido prevenida por J.H. para que actuara con cuidado".

    El Juzgado de lo Penal indica que el acusado al que se condena, que estuvo defendido por el letrado Francisco Valdés Albistur, aunque "dio unas instrucciones genéricas, no dispuso lo necesario para evitar la manipulación manual del sistema de retención sin las debidas condiciones de seguridad o con mecanismos suficientes de control del riesgo que concurría, y ello en la creencia de que el sistema de retención funcionaría una vez subido el portón".

    La condena se concreta en tres meses de cárcel y tres meses de multa con una cuota diaria de diez euros por un delito imprudente contra los derechos de los trabajadores y en una multa de diez días, con la misma cuota diaria, por una falta de lesiones imprudentes.

    Para afrontar la responsabilidad civil se condena a las empresas aseguradoras de la citada sociedad deportiva y del camión y remolque.

     

     

    Fuente: EFE

    Noticias
    Suscríbete al boletín