Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Conocemos al Escuadrón de Caballería en la Feria de Abril de Sevilla

    NoticiasNoticias Hípicas Generalesjueves 05 mayo 2011
    Compartir:

    Una treintena de miembros de la Caballería del Cuerpo Nacional de Policía, prácticamente el cien por cien de los efectivos disponibles, velan desde hace dieciocho años por que el tránsito de caballos y carruajes en el real de la Feria de Abril discurra de la manera más tranquila posible y, sobre todo, porque a las ocho de la tarde todos ellos abandonen el feria sin alborotos, para dejar paso a los ciudadanos que inundan las calles del recinto.

     

    Dieciocho años de trabajo que han conseguido que la Feria de Abril sea, desde el punto de vista del tránsito de caballos y carruajes, la mejor de cuantas existen —Jerez es otro referente—. Para ello ha hecho falta una concienzuda labor cuyo rodaje al cabo del tiempo permite que el conflictivo desalojo del recinto, o lo que es lo mismo, la salida de dos mil quinientos caballos al día, funcione ya como una auténtica seda.

     

    Con la perspectiva del tiempo, la presencia de los agentes de Policía a caballo constituye ya una estampa clásica que hasta tiene su minuto de gloria cuando, tras el desalojo, todos los integrantes del Escuadrón forman en la calle Antonio Bienvenida para regresar a su base en el Cortijo de Cuarto. «Siempre queda algún rezagado, pero ya no es como al principio, que los jinetes se escondían en el interior de las casetas para evitar que los desalojáramos», afirma el inspector jefe Pedro Almansa, responsable del servicio y el más veterano en esta misión, que no sólo supone el control de los caballo y los carruajes, sino que también interviene de una manera clave en el operativo de seguridad ciudadana que se establece para la Feria.

     

    Peleas, borrachos, niños perdidos, apoyo al paso de ambulancias y bomberos son algunas de las misiones que asimismo tienen los miembros del Escuadrón de Caballería, que también se apuntan de vez en cuando alguna detención a requerimiento de los ciudadanos.

     

    Ocurrió así el año pasado, cuando consiguieron la detención de unos individuos que se estaban dedicando a «colocar» billetes falsos en la Feria.

     

    Por la experiencia acumulada, los miembros del escuadrón tienen asumido que lo suyo no son las detenciones, pero sí realizar un apoyo fundamental al buen discurrir de la Feria. Y es que no es lo mismo invitar al desalojo a un caballista cuando se patrulla a pie que hacerlo «a su misma altura, desde un caballo. Eso creo que ayuda a que se comprenda mejor nuestro trabajo», afirma el jefe del escuadrón.

     

    La Unidad de Caballería, además, ha conseguido mimetizarse perfectamente con la Feria, hasta el punto de que buena parte de su trabajo proviene de la asunción de labores propias de la ordenanza que atañe a la Policía Local y que ellos, por sus características, pueden ejercere de una manera más efectiva. «Es increíble —afirma Almansa— lo que se ha conseguido en estos últimos años: ni conflictos, ni problemas. Y si eso es así es porque lo estamos haciendo bien».

     

    Lo que sí tienen claro es que «sin la presencia de la Policía, muchos caballistas no saldrían del recinto», cosa que consiguen, sobre todo, con mucha mano izquierda, sabiendo la especial idiosincrasia de la Feria y cómo puede responder en un momento dado algún grupo de remolones que pretendan burlar su trabajo. «La experiencia ya nos enseña cuál de sus miembros es, por decirlo de alguna manera, el líder, y si a ese lo convencemos para abandonar la Feria, los demás siempre irán detrás».

    Fuente: abcdesevilla.es

    Noticias
    Suscríbete al boletín