Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Denuncian en Asturias el uso de las trancas para caballos

    Compartir:

    El Partido Animalista PACMA y la Asociación Nacional Animales con Derechos y Libertad (Anadel) denunciaron ayer ante la Fiscalía de Medio Ambiente de Asturias el caso de un caballo inmovilizado con una tranca en los montes asturianos. Que ellos conozcan, al menos uno, pero podrían existir más.

    La denuncia fue recibida personalmente por el Fiscal de Medio Ambiente de Asturias, que "mostró mucho interés en el caso y en depurar las responsabilidades que se deriven de esta brutal práctica".

    Según las asociaciones, esta es la primera denuncia de la que la Fiscalía tiene conocimiento en el Principado sobre la inmovilización de caballos con trancas, una práctica que, lamentablemente, es muy habitual en Galicia, donde otras organizaciones como Libera llevan desde 2007 denunciando estas prácticas (“pexas”).

    La inmovilización de caballos con trancas es constitutivo de un delito de maltrato animal, tipificado en el artículo 337 del Código Penal y también contraviene la Ley 13/2002 de tenencia, protección y derechos de los animales del Principado.

    El uso de este tipo de intrsumentos puede conllevar una condena que podría ir desde un año de cárcel hasta sanciones administrativa de entre 3.000 y 90.000 euros.

    Este rudimentario artefacto es una pieza de madera alargada y de entre cincuenta centímetros y un metro de largo, con una apertura en uno de sus extremos creada precisamente para introducir en ella una de las patas delanteras del animal. Una vez introducida, se cierra la apertura con un pasador dejando presa la pata del caballo.

    Huelga decir que no sólo les causa dolor físico a los caballos, sino también limitación de movimientos, volviéndoles presa fácil de depredadores y a la vez privándoles de acceso a agua, alimentos y la posibilidad de huir ante un peligro.

    Han llegado a darse casos en Galicia en los que los caballos han muerto al no poder escapar de incendios en el monte e incluso que han fallecido a causa de que las trancas se queden enganchadas contra el estómago del caballo o contra algún elemento natural como una piedra o una rama.

    Asimismo, además de todo el maltrato para el animal, Anadel y PACMA señalan que la inmovilización de caballos con trancas puede ser un riesgo para la seguridad del tráfico, al intentar cruzar las carreteras con numerosa dificultad.

     

     

    Fuente e imagen: europapress.es

     

    Noticias
    Suscríbete al boletín