Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    El caballo clausura la Feria de Córdoba

    NoticiasNoticias Hípicas Generaleslunes 30 mayo 2011
    Compartir:

    Por fin el caballo luce como se merece en la Feria de Nuestra Señora de la Salud. Sin complejos. Sin nada que envidiar a las ferias de Jerez o de Sevilla. Clase y elegancia. Casta y señorío. Junto con un incremento considerable de cordobesas que se ponen el traje tradicional o el de faralaes, incluso por la noche, algo inaudito en el Arenal, el número de caballos y carruajes que se han congregado este año ha ascendido a 225. Supone un aumento de más de un 12%. Todo un mérito en tiempos de crisis que refleja el esfuerzo de los cuidadores y la voluntad de la sociedad cordobesa para fomentar el prestigio de la Córdoba ecuestre.

    Hay unas normas estrictas sobre el funcionamiento del Paseo de Caballos en el recinto ferial. Lo primero es el horario, de 13.00 a 20.00, evitando así que se junten en el albero caballos y nocturnidad. El circuito es cerrado. Solo se puede transitar por las calles Guadalquivir, Medina Azahara, Enmedio, Mezquita, Alcázar, Tendillas, Los Patios y Puente Romano, teniendo prohibido el paseo por acerados o vías peatonales. Igualmente, se trata de dar protagonismo al caballo, con lo que están prohibidos asnos para los enganches. Tampoco se puede amarrar a los animales a ningún elemento del recinto, debiendo permanecer en todo momento de la mano de un cuidador. Los animales deben ir al paso o al trote.

    Por supuesto, no vale ir en bañador a caballo. Atenta contra la imagen misma de la Feria. Por ello, es igualmente obligatorio para los jinetes y amazonas vestir camisa blanca o de colores claros, así como traje corto de vuelta blanca si lleva botos y calzona con caireles si lleva zapato o botín con polainas. Igualmente, hay que montar con el sombrero cordobés. Los cocheros y ayudantes deben ir en armonía y concordancia con el carro que portan. Por su parte, la montura tiene que ser vaquera con manta estribera y estribos vaqueros, española con estribos vaqueros o de globo y cabezada vaquera con bocado vaquero o portugués siempre empavonado.

    Como declaran Pedro Bal y Germán Piñango, controlador de vestimenta y veterinario del recinto ferial, "los caballos deben estar sanos, limpios y herrados para acceder al Arenal. Además, los jinetes tienen que portar la tarjeta sanitaria, el seguro del animal y, en su caso, del carro. También tienen que tener los caballos incorporados el micro chip identificador". El año que viene estará prohibido acceder al recinto ferial con ponys o con carruajes con ruedas de goma.

    En cuanto al consumo de alcohol, como recuerdan fuentes policiales, "hace un par de años se procedió a la detención de dos jinetes y a la retirada de los animales por conducir en estado de embriaguez. Un carro no deja de ser un vehículo de tracción animal que puede suponer un peligro para la seguridad pública si se monta bajo los efectos del alcohol".

    Del mismo modo, dentro de los actos de clausura de la 18º edición de la Feria, se celebró ayer el concurso de caballistas y enganches en El Arenal, con una gran acogida por parte del público, que no le importó ver el certamen bajo un sol abrasador. Los galardonados de esta edición fueron Carlos y José Angel Crespo (Infantil), Rafael Rojano y Blanca (Parejas), María Dolores Granados (Amazonas), Juan de Dios Ramírez (Jinete adulto), Vilches (Cuadrillas), Bernabé Jiménez (Primer premio de enganches), Rafael Gómez (Segundo) y José Carlos Romero (Tercero). También se realizó un sentido homenaje por su carrera en el ámbito ecuestre a Luis Mahillo García, quien emocionado dijo que "el mundo del caballo, cante y toros son hermanos. El arte es el padre y la madre, el sentimiento". En el acto estuvo Marcelino Ferrero, concejal de Ferias y Festejos, quien se despedía de "su" última feria. Afirmó que "una feria sin caballo es como un jardín sin flores". Y así, de esta forma tan poética, con tanta maestría y elegancia, la Feria se fue "al trote". Hasta el año que viene.

     

    Fuente: diariocordoba.com

    Noticias
    Suscríbete al boletín