Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    El caballo salvaje ancestral procedía de tres linajes genéticos

    NoticiasNoticias Hípicas Generalesviernes 10 diciembre 2010
    Compartir:

    Un estudio internacional con participación española muestra que los caballos salvajes de finales del Pleistoceno (hace unos 12.000 años) se dividían en tres grandes linajes genéticos. La diversidad de especies existente entre los équidos, que la literatura científica data hasta en 350, desapareció tras una gran extinción en la etapa final de su evolución.

     
     
    La familia de los équidos se originó en América del Norte hace unos 60 millones de años y su evolución llevó a una amplia diversificación en géneros que concluyó al final del Pleistoceno tras una gran extinción.
     
    Los investigadores han analizado los restos de 22 fósiles de la época pertenecientes a Eurasia, África y América. Los resultados del trabajo muestran que la diversidad equina de finales del Pleistoceno se reduce a tres grandes linajes genéticos.
     
    Según explica María Teresa Alberdi, investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la diversidad de los caballos del Pleistoceno se ha sobreestimado y existe sinonimia entre las especies catalogadas debido a las diferencias morfológicas de adaptación a distintos ambientes.
     
    La investigadora del CSIC añade que "las variaciones genéticas entre unos y otros son muy pequeñas a pesar sus grandes diferencias físicas, que debieron ser consecuencia de la influencia ambiental". No obstante, Alberdi opina que "aún queda mucho por hacer en este campo ya que nunca se ha hecho una revisión sistemática en detalle de la etapa final de la evolución de los équidos".
     
    Los tres linajes genéticos identificados por los investigadores se corresponden con los caballos de Eurasia, los caballos americanos y las cebras del continente africano.
     
    Los caballos del denominado viejo mundo (Eurasia) se caracterizan por ser de pequeña talla y todas sus variedades pertenecen al género Equus, el único del que se conservan especies vivas como el caballo doméstico (E. caballus), la cebra común (E. quagga) y el burro (E. africanus asinus). Los datos muestran las grandes afinidades entre los asnos salvajes de Asia o hemiones ('Equus hemionus') y los extintos asnos europeos (E. Hydruntinus), una subespecie de los primeros.
     
    Los caballos americanos se corresponden con los équidos hippidiformes, los caballos esbeltos y los caballinos. En este segundo linaje, los caballos esbeltos son endémicos de América y están relacionados con los hemiones de Eurasia. Por otro lado, destaca el género Hippidion caracterizado por un gran cráneo en el que destaca la retracción de las fosas nasales y el alargamiento y estrechamiento del hueso nasal.
     
    El tercer linaje es el correspondiente a las cebras, restringidas a África. En este grupo las especies están relacionadas entre sí y separadas del 'E. Hydruntinus', con el que según señala Alberdi siempre se pensó que tenía una estrecha relación.
    Noticias
    Suscríbete al boletín